TIAMINA vitamina B1: usos, efectos secundarios, interacciones y advertencias

Clorhidrato aneurina, Factor Antiberiberi, Antiberiberi vitamina, Factor antineurítica, antineurítica Vitamina, Vitamina B Complex, chlorhydrate de tiamina, Chlorure de tiamina, Complejo de Vitamina B, Facteur Anti-bÃribÃri, Facteur Antineuritiqu ..; Ver todos los nombres de aneurina Clorhidrato, Factor Antiberiberi, Antiberiberi vitamina, Factor antineurítica, antineurítica Vitamina, Vitamina B Complex, chlorhydrate de tiamina, Chlorure de tiamina, Complejo de Vitamina B, Facteur Anti-bÃribÃri, Facteur Antineuritique, hydrochlorure de tiamina, mononitrato de tiamina , nitrato de tiamina, Cloruro de tiamina, HCl de tiamina, clorhidrato de tiamina, mononitrato de tiamina, mononitrato de tiamina, tiamina, nitrato de Thiaminium cloruro hidrocloruro, tiamina, vitamina B1, vitamina B-1, vitamina B1, vitamina anti-bÃribÃri, vitamina Antineuritique, vitamina B1 ; Ocultar Nombres

La tiamina es una vitamina, también llamada vitamina B1. La vitamina B1 se encuentra en muchos alimentos como la levadura, granos de cereales, frijoles, nueces y carne. A menudo se utiliza en combinación con otras vitaminas B, y se encuentra en muchos productos vitamínicos B complejas. complejos de vitamina B generalmente incluyen la vitamina B1 (tiamina), vitamina B2 (riboflavina), vitamina B3 (niacina / niacinamida), vitamina B5 (ácido pantoténico), vitamina B6 (piridoxina), vitamina B12 (cianocobalamina), y ácido fólico. Sin embargo, algunos productos no contienen todos estos ingredientes y algunos pueden incluir otros, tales como biotina, ácido para- aminobenzoico (PABA), bitartrato de colina, inositol y; La gente toma tiamina para afecciones relacionadas con los bajos niveles de tiamina (síndromes de deficiencia de tiamina), incluyendo el beriberi y la inflamación de los nervios (neuritis) asociados a la pelagra o el embarazo; La tiamina también se utiliza para problemas digestivos, incluyendo falta de apetito, colitis ulcerosa, y la diarrea en curso; La tiamina también se utiliza para el SIDA y la estimulación del sistema inmune, dolor diabético, enfermedad cardíaca, el alcoholismo, el envejecimiento, un tipo de daño cerebral llamado síndrome cerebeloso, úlceras bucales, problemas de visión, como cataratas y glaucoma, enfermedad del movimiento, y mejorar el rendimiento deportivo. Otros usos incluyen la prevención del cáncer de cuello uterino y la progresión de la enfermedad renal en pacientes con diabetes tipo 2; Algunas personas utilizan la tiamina para mantener una actitud mental positiva, la mejora de las capacidades de aprendizaje, aumentar la energía, la lucha contra el estrés y la prevención de la pérdida de memoria, incluyendo la enfermedad de Alzheimer; Los proveedores de salud dan inyecciones de tiamina para un trastorno de la memoria llamada síndrome de encefalopatía de Wernicke, otros síndromes de deficiencia de tiamina en personas en estado crítico, abstinencia de alcohol y coma.

La tiamina es requerido por nuestro cuerpo para utilizar adecuadamente los carbohidratos.

fo efectiva; Desordenes metabólicos. Recibir tiamina por vía oral ayuda a corregir los trastornos metabólicos asociados con enfermedades genéticas, incluyendo la enfermedad de Leigh, enfermedad del jarabe de arce, y otros; La deficiencia de tiamina. Recibir tiamina por vía oral ayuda a prevenir y tratar la deficiencia de tiamina; trastorno cerebral debido a la deficiencia de tiamina (síndrome de Wernicke-Korsakoff). La tiamina ayuda a disminuir el riesgo y los síntomas de un trastorno específico del cerebro llamada síndrome de Wernicke-Korsakoff (WKS). Este trastorno cerebro está relacionada con bajos niveles de tiamina (deficiencia de tiamina) y se ve a menudo en los alcohólicos. Entre el 30% y el 80% de los alcohólicos se cree que tienen deficiencia de tiamina. Poner inyecciones de tiamina parece ayudar a disminuir el riesgo de desarrollar WKS y disminuir los síntomas de abstinencia de alcohol durante WKS; fo posiblemente eficaz; Cataratas. La alta ingesta de tiamina como parte de la dieta se asocia con un menor riesgo de desarrollar cataratas; La enfermedad renal en personas con diabetes. Las primeras investigaciones muestran que el tomar tiamina en dosis altas (100 mg tres veces al día) durante 3 meses disminuye la cantidad de albúmina en la orina en personas con diabetes tipo 2. La albúmina en la orina es una indicación de daño renal; El dolor menstrual (dismenorrea). Las primeras investigaciones sugieren que el tomar tiamina durante 90 días se detiene el dolor asociado con la menstruación en las niñas 12-21 años de edad; fo Posiblemente ineficaz; Repeler mosquitos. Algunas investigaciones muestran que el tomar vitaminas B, incluyendo tiamina, no ayuda a repeler los mosquitos; Evidencia insuficiente fo; Desempeño atlético. Algunas investigaciones sugieren que el tomar tiamina junto con pantetina y ácido pantoténico (vitamina B5) no mejora la fuerza muscular o la resistencia en los atletas; La prevención del cáncer de cuello uterino. Algunas investigaciones sugieren que el aumento de la ingesta de tiamina de fuentes dietéticas y suplementos, junto con otro ácido fólico, riboflavina y vitamina B12, podría disminuir el riesgo de manchas precancerosas en el cuello uterino; Poco apetito; Colitis ulcerosa; Diarrea crónica; Problemas estomacales; Las afecciones del cerebro; SIDA; Enfermedad del corazón; Alcoholismo; Estrés; Envejecimiento; Aftas; Otras condiciones. Se necesitan más pruebas para evaluar la tiamina para estos usos.

La tiamina es probablemente segura cuando se toma por vía oral en cantidades apropiadas, aunque se han producido reacciones alérgicas raras y la irritación de la piel. También es PROBABLEMENTE SEGURO cuando se administra adecuadamente por vía intravenosa (IV) por un profesional de la salud. disparos de tiamina son un producto de prescripción aprobado por la FDA; La tiamina podría no entrar correctamente el cuerpo en algunas personas que tienen problemas del hígado, beber mucho alcohol, o tiene otras condiciones; Advertencias y precauciones especiales: Embarazo y lactancia: La tiamina es PROBABLEMENTE SEGURO para las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia cuando se toma en la cantidad recomendada de 1,4 mg al día. No se sabe lo suficiente acerca de la seguridad del uso de grandes cantidades durante el embarazo o la lactancia.

Actualmente no tenemos ninguna información de Interacciones B1 TIAMINA DE VITAMINAS

Las siguientes dosis han sido estudiadas en researc científica; POR MOUT; Para los adultos con niveles algo bajos de tiamina en su cuerpo (deficiencia de tiamina leve): la dosis usual de tiamina es 5-30 mg al día en una dosis única o dosis divididas durante un mes. La dosis típica para la deficiencia severa puede ser de hasta 300 mg por día; Para reducir el riesgo de contraer cataratas: una ingesta diaria de aproximadamente 10 mg de tiamina. Como un suplemento dietético en los adultos, se utiliza comúnmente 1-2 mg de tiamina por día. Las raciones dietéticas diarias recomendadas (CDR) de tiamina son: Bebés 0-6 meses, 0,2 mg, niños de 7-12 meses, 0,3 mg, niños de 1-3 años, 0,5 mg, niños de 4-8 años, 0,6 mg, 9 chicos -13 años, 0,9 mg, hombres mayores de 14 años, 1,2 mg, niñas 9-13 años, 0,9 mg, las mujeres de 14-18 años, 1 mg, las mujeres mayores de 18 años, 1,1 mg, mujeres embarazadas, 1.4 mg, y de la mama -alimentación mujeres, 1,5 mg; POR injectio; Los proveedores de salud dan inyecciones de tiamina para tratar y prevenir los síntomas de abstinencia de alcohol (síndrome de Wernicke-Korsakoff).

referencias

Adamolekun, B. y Eniola, A. ataxia cerebelosa aguda de tiamina sensible después de una enfermedad febril. Cent.Afr J Med 199; 39 (2): 40-41.

Adinoff, B., Bone, G. H., y Linnoila, intoxicación por etanol M. aguda y síndrome de abstinencia de etanol. Med Toxicology adversa Exp 198; 3 (3): 172-196.

Ahmed, N. y Thornalley, P. J. productos finales de glicación avanzada: ¿cuál es su relevancia para las complicaciones diabéticas? Obes.Metab Diabetes 200; 9 (3): 233-245.

Al Shahib, W. y Marshall, J. R. El fruto de la palmera datilera: su posible uso como el mejor alimento para el futuro? Int.J.Food Sci.Nutr. 200; 54 (4): 247-259.

Allard, M. L., Jeejeebhoy, K. N. y Sole, M. J. La gestión de los requerimientos nutricionales acondicionado en la insuficiencia cardíaca. Fail.Rev corazón. 200; 11 (1): 75-82.

Allwood, M. C. y Kearney, M. C. La compatibilidad y estabilidad de los aditivos en mezclas de nutrición parenteral. Nutrition 199; 14 (9): 697-706.

Ambrosio, M. L., Bowden, S. C., y Whelan, el tratamiento G. tiamina y trabajando función de la memoria de las personas dependientes del alcohol: resultados preliminares. Clin.Exp.Res alcohol. 200; 25 (1): 112-116.

Amón, R. A., Mayo, W. S., y Nightingale, S. D. hiperpotasemia inducida por glucosa con niveles normales de aldosterona. Los estudios en un paciente con diabetes mellitus. Ann Intern Med 197; 89 (3): 349-351.

Andersson, J. E. [encefalopatía de Wernicke]. Ugeskr Laeger 2-12-199; 158 (7): 898-901.

Andrea, R. A. La muerte súbita después de la administración de naloxona. Anesth.Analg. 198; 59 (10): 782-784.

Arora, S., Lidor, A., Abularrage, J. C., Weiswasser, J. M., Nylen, E., Kellicut, D., y Sidawy, A. N. La tiamina (vitamina B1) mejora la vasodilatación dependiente del endotelio en presencia de hiperglucemia. Ann Vasc.Surg 200; 20 (5): 653-658.

Assem, reacción anafiláctica E. S. K. a la tiamina. Practicante 197; 211: 565.

Avenell, A. y Handoll, la suplementación nutricional para H. H. cuidado posterior fractura de cadera en las personas mayores. Base de Datos Cochrane Syst Rev 200; (2): CD001880.

Avenell, A. y Handoll, la suplementación nutricional para H. H. cuidado posterior fractura de cadera en las personas mayores. Base de Datos Cochrane Syst Rev 200; (4): CD001880.

Avenell, A. y Handoll, la suplementación nutricional para H. H. cuidado posterior fractura de cadera en las personas mayores. Base de Datos Cochrane Syst Rev 201; (1): CD001880.

Avenell, A. y Handoll, la suplementación nutricional para H. H. cuidado posterior fractura de cadera en los ancianos. Base de Datos Cochrane Syst Rev 200; (2): CD001880.

Avenell, A. y Handoll, la suplementación nutricional para H. H. cuidado posterior fractura de cadera en los ancianos. Base de Datos Cochrane Syst Rev 200; (4): CD001880.

Avenell, A. y Handoll, la suplementación nutricional para H. H. cuidado posterior fractura de cadera en los ancianos. Base de Datos Cochrane Syst Rev 200; (1): CD001880.

Azar, I. y Turndorf, hipertensión severa y H. múltiples contracciones prematuras auriculares tras la administración de naloxona. Anesth.Analg. 197; 58 (6): 524-525.

Backman, N., Holm, A. K., Hanstrom, L., Blomquist, H. K., Heijbel, J., y Safstrom, el tratamiento G. folato de la hiperplasia gingival difenilhidantoína inducida. Scand J Dent Res 198; 97 (3): 222-232.

Baines, M., Bligh, J. G., y Madden, J. S. niveles de tiamina tejido de alcohólicos hospitalizados antes y después de vitaminas orales o parenterales. Alcohol El alcohol 198; 23 (1): 49-52.

Baker, H. y Frank, O. absorción, la utilización y la eficacia clínica de allithiamines comparación con thiamines solubles en agua. J Nutr Sci Vitaminol (Tokio) 197; 22 SUMINISTRO: 63-68.

Bakker, S. J. ingesta de tiamina baja y el riesgo de cataratas. Oftalmología 200; 108 (7): 1167.

Balk, E., Chung, M., Raman, G., Tatsioni, A., mastique, P., IP, S., Devine, D., y Lau, vitaminas del complejo B y J. bayas y enfermedades neurodegenerativas relacionadas con la edad . Evid Rep.Technol Evaluar (Full.Rep.) 200.; (134): 1-161.

Balldin, J. y Bokstrom, K. Tratamiento de los síntomas de abstinencia de alcohol con la clonidina alfa 2-agonista. Acta Psychiatr.Scand Suppl 198; 327: 131-143.

Ballmer, P. E. [vitaminas y metales: posibles riesgos para los seres humanos]. Schweiz.Med Wochenschr. 4-13-199; 126 (15): 607-611.

Ban, T. A. Tratamiento farmacológico de la enfermedad mental – un análisis histórico. Prog.Neuropsychopharmacol.Biol Psiquiatría 200; 25 (4): 709-727.

Baskin, D. S. y Hosobuchi, Y. La naloxona reversión de los déficits neurológicos isquémicos en el hombre. Lancet 8-8-198; 2 (8241): 272-275.

Baumgartner, G. R. y Rowen, R. C. La clonidina vs clordiazepóxido en el tratamiento del síndrome de abstinencia alcohólica aguda. Arch Intern Med 198; 147 (7): 1223-1226.

Bautista-Hernández, V. M., López-Ascencio, R., Del Toro-Equihua, M., y Vásquez, C. Efecto de pirofosfato de tiamina en los niveles de lactato sérico, el consumo máximo de oxígeno y la frecuencia cardíaca en los atletas que realizan la actividad aeróbica. J Int Med Res 200; 36 (6): 1220-1226.

Bech, P., Rasmussen, S., Dahl, A., Lauritsen, B., y Lund, K. La escala síndrome de abstinencia de alcohol y drogas psicoactivas relacionadas. Nord Psykiatr Tidsskr 198; 43: 291-294.

Begley, T. P. La biosíntesis y degradación de tiamina (vitamina B1). Nat.Prod.Rep. 199; 13 (3): 177-185.

Beltramo, E., Berrone, E., Tarallo, S., y Porta, M. Efectos de la tiamina y benfotiamina sobre el metabolismo de la glucosa intracelular y relevancia en la prevención de las complicaciones diabéticas. Acta Diabetol. 200; 45 (3): 131-141.

Berger, M. M. y Mustafa, I. metabólico y nutricional en la insuficiencia cardíaca aguda. Curr.Opin.Clin.Nutr.Metab Care 200; 6 (2): 195-201.

Bertin, P. y Tréveris, R. [La vitamina B en las enfermedades reumáticas: revisión crítica]. Therapie 199; 50 (1): 53-57.

Bettendorff, L. y gana, P. tiamina difosfato en química biológica: nuevos aspectos del metabolismo de la tiamina, especialmente los derivados trifosfato actúa distinto de como cofactores. FEBS J 200; 276 (11): 2917-2925.

Bettendorff, L. tiamina en los tejidos excitables: reflexiones sobre un papel no cofactor. Metab Dis Cerebro 199; 9 (3): 183-209.

Birmingham, C. L. y Gritzner, insuficiencia S. Corazón en la anorexia nerviosa: Presentación de un caso y revisión de la literatura. Eat.Weight.Disord. 200; 12 (1): e7-10.

Bjorkqvist, S. E. La clonidina en la abstinencia de alcohol. Acta Psychiatr.Scand 197; 52 (4): 256-263.

Bjorkqvist, S. E., Isohanni, M., Makela, R., y MALINEN, el tratamiento L. Ambulant de los síntomas de abstinencia de alcohol con carbamazepina: una comparación doubl ciego multicéntrico formal con el placebo. Acta Psychiatr.Scand 197; 53 (5): 333-342.

Blass, J. P. y Gibson, G. E. anormalidad de una enzima que requiere tiamina en pacientes con el síndrome de Wernicke-Korsakoff. N.Engl J Med 12-22-197; 297 (25): 1367-1370.

Blass, J. P., Gleason, P., Pincel, D., DiPonte, P., y Thaler, H. La tiamina y la enfermedad de Alzheimer. Un estudio piloto. Arco Neurol. 198; 45 (8): 833-835.

Blass, J. P., Sheu, K. F., Cooper, A. J., Jung, E. H., y Gibson, G. E. La tiamina y la enfermedad de Alzheimer. J.Nutr.Sci.Vitaminol (Tokio) 199.; Spec No: 401-404.

Blum, J. C. [La forma de transporte del agua vitaminas solubles]. Ann Nutr Aliment. 196; 23 (2): A5-25.

Bonnet, F., Bilaine, J., Lhoste, F., Mankikian, B., Kerdelhue, B., y Rapin, terapia M. La naloxona del shock séptico humano. Crit Care Med 198; 13 (11): 972-975.

Booth, C. K. y Nixon, P. F. La reconstitución de holotransketolase es por un complejo de tiamina-difosfato-magnesio. Eur.J.Biochem. 11-15-199; 218 (1): 261-265.

Boros, L. G. Situación de la población de tiamina y variando las tasas de cáncer entre los países occidentales, asiáticos y africanos. Anticancer Res 200; 20 (3B): 2245-2248.

Boros, L. G., Brandes, J. L., Lee, W. N., Cascante, M., Puigjaner, J., Revesz, E., Bray, T. M., Schirmer, W. J., y Melvin, W. S. tiamina suplementación a pacientes con cáncer: un arma de doble filo. Anticancer Res 199; 18 (1B): 595-602.

Bourre, J. M. [El papel de los factores nutricionales sobre la estructura y función del cerebro: una actualización de las necesidades dietéticas]. Rev Neurol (París) 200.; 160 (8-9): 767-792.

Bourre, J. M. Efectos de nutrientes (en los alimentos) sobre la estructura y función del sistema nervioso: la actualización de los requerimientos dietéticos para el cerebro. Parte 1: micronutrientes. J Nutr Salud Envejecimiento 200; 10 (5): 377-385.

Bowe, J. C., Cornish, E. J., y Dawson, M. Evaluación de suplementos de ácido fólico en niños que tomaron fenitoína. Dev.Med Child Neurol. 197; 13 (3): 343-354.

Bowman, E. H. y Thimann, J. tratamiento del alcoholismo en la fase subaguda. (Un estudio de tres agentes activos). Dis Nerv Syst. 196; 27 (5): 342-346.

Brenner, S. y Horwitz, C. posibles mediadores de nutrientes en la psoriasis y la dermatitis seborreica. II. mediadores de nutrientes: ácidos grasos esenciales; vitaminas A, E y; vitaminas B1, B2, B6, niacina y bioti; vitamina seleniu C; Zin; hierro. Rev.Nutr.Diet mundo. 198; 55: 165-182.

Brune, F. y Busch, H. tratamiento anticonvulsivo-sedante de alcoholicum delirio. Q.J Stud.Alcohol 197; 32 (2): 334-342.

Bruning, J., Mumford, J. P., y Keaney, F. P. lofexidina en el síndrome de abstinencia de alcohol. Alcohol El alcohol 198; 21 (2): 167-170.

Butterworth, R. F. Fisiopatología del daño cerebral alcohólica: efectos sinérgicos de etanol, la deficiencia de tiamina y la enfermedad hepática alcohólica. Metab Dis Cerebro 199; 10 (1): 1-8.

Byck, R., Ruskis, A., Ungerer, J., y Jatlow, P. naloxona potencia el efecto de la cocaína en el hombre. Psychopharmacol.Bull 198; 18 (4): 214-215.

Calingasan, N. Y. y Gibson, G. E. El endotelio vascular es un sitio de producción de radicales libres y la inflamación en las zonas de pérdida neuronal en el cerebro de tiamina-deficiente. Ann N.Y. Acad Sci 200; 903: 353-356.

Candelise, L., Landi, G., Orazio, E. N. y Boccardi, E. Significado pronóstico de la hiperglucemia en el ictus agudo. Arco Neurol. 198; 42 (7): 661-663.

Cascante, M., Centelles, J. J., Veech, R. L., Lee, W. N., y Boros, L. G. Papel de la tiamina (vitamina B-1) y la transcetolasa en la proliferación de células tumorales. Nutr.Cancer 200; 36 (2): 150-154.

Centerwall, B. S. y Criqui, M. H. Prevención del síndrome de Wernicke-Korsakoff: un análisis de coste-beneficio. N.Engl J Med 8-10-197; 299 (6): 285-289.

Salas, J. F. y Schultz, J. D. Estudio doble ciego en tres medicamentos EN EL TRATAMIENTO DE LOS ESTADOS AGUDA ALCOHÓLICAS. Q.J Stud.Alcohol 196; 26: 10-18.

Christiansen, C., Rodbro, P., y Lund, M. Incidencia de la osteomalacia y el efecto de la vitamina D anticonvulsivo: ensayo controlado terapéutico. Br Med J 12-22-197; 4 (5894): 695-701.

Christiansen, C., Rodbro, P., y Nielsen, C. T. iatrogénica osteomalacia en niños epilépticos. Un ensayo terapéutico controlado. Acta Paediatr.Scand 197; 64 (2): 219-224.

Chuang, D. T., Chuang, J. L., y Wynn, R. M. Lecciones de trastornos genéticos de cadena ramificada metabolismo de los aminoácidos. J Nutr 200; 136 (1 Suppl): 243S-249S.

CILIP, M., Chelluri, L., Jastremski, M., y Baily, R. infusión intravenosa continua de tiopental de sodio para la gestión de los síndromes de abstinencia de drogas. Reanimación 198; 13 (4): 243-248.

Clydesdale, F. M., Ho, C. T., Lee, C. Y., Mondy, N. I., y Shewfelt, R. L. Los efectos del tratamiento después de la cosecha y las interacciones químicas en la biodisponibilidad de ácido ascórbico, tiamina, vitamina A, carotenoides, y minerales. Crit Rev.Food Sci.Nutr. 199; 30 (6): 599-638.

Cohen, M. R., Cohen, R. M., Pickar, D., Murphy, D. L., y Bunney, W. E., Jr. efectos fisiológicos de la administración de naloxona alta dosis a los adultos normales. Life Sci 6-7-198; 30 (23): 2025-2031.

Cohen, M. R., Cohen, R. M., Pickar, D., Weingartner, H., y Murphy, D. L. Altas dosis de naloxona infusiones en las normales. Dependiente de la dosis del comportamiento, hormonal, y respuestas fisiológicas. Archives of General Psiquiatría 198; 40 (6): 613-619.

, J. Las miocardiopatías alcohólicas constantes – genuinos y seudo. Cardiología 199; 91 (2): 92-95.

Cushman, P., Jr. y Sembradores, J. R. El alcohol síndrome de abstinencia: respuestas clínicas y hormonales a alfa tratamiento con agonistas 2-adrenérgicos. Alcohol Clin Exp Res 198; 13 (3): 361-364.

Cuss, F. M., Colaco, C. B., y Baron, J. H. paro cardíaco después de la reversión de los efectos de los opiáceos con naloxona. Br Med J (Clin Res Ed) 2-4-198; 288 (6414): 363-364.

Danborno, A. M., Adelaive, A. B., Olorunshola, K. V., y Danborno, B. Suero nivel de tiamina en mujeres embarazadas y no embarazadas en Zaria, Nigeria. Internet Journal of Nutrition & Wellness 200; 6 (1)

Davis, R. E. y Icke, G. C. Química clínica de tiamina. Adv.Clin.Chem. 198; 23: 93-140.

Daynes, G. El manejo inicial del alcoholismo usando oxígeno y óxido nitroso: un estudio transcultural. Int J Neurosci. 198; 49 (1-2): 83-86.

Dépeint, F., Bruce, R. W., Shangari, N., Mehta, R., y O’Brien, J. P. función mitocondrial y toxicidad: el papel de la familia de la vitamina B en el metabolismo energético mitocondrial. Chem.Biol.Interact. 10-27-200; 163 (1-2): 94-112.

Dole, V. P., Fishman, J., Goldfrank, L., Khanna, J., y McGivern, R. F. La excitación de los pacientes comatosos con etanol intoxicado con naloxona. Alcohol Clin Exp Res 198; 6 (2): 275-279.

Domnino, M. W., Cocchi, M. N., Smithline, H., Carney, E., Chou, P. P., y Salciccoli, la cirugía de revascularización miocárdica J. agota los niveles de tiamina plasma. Nutrition 201; 26 (1): 133-136.

Dreizen, S. Nutrición y la respuesta inmune – una revisión. Int J Vitam.Nutr.Res. 197; 49 (2): 220-228.

Drewe, J., Delco, F., Kissel, T., y Beglinger, C. Efecto de las infusiones intravenosas de tiamina en la cinética de disposición de tiamina y su pirofosfato. J Clin Pharm Ther 200; 28 (1): 47-51.

Drummond, L. M. y Chalmers, L. prescripción clormetiazol reducción de los regímenes en una clínica de emergencia. Br J Addict. 198; 81 (2): 247-250.

Dunn, S. P., Bleske, B., Dorsch, M., Macaulay, T., Van, Tassell B., y Vardeny, O. Nutrición e insuficiencia cardiaca: impacto de las terapias con medicamentos y estrategias de gestión. Nutr Clin Pract 200; 24 (1): 60-75.

Durán, M. y Wadman, errores innatos S. K. La tiamina-sensibles del metabolismo. J Inherit.Metab Dis 198; 8 Suppl 1: 70-75.

Eckart, J., Neeser, G., Wengert, P., y Adolph, M. [efectos secundarios y complicaciones de la nutrición parenteral]. Infusionstherapie. 198; 16 (5): 204-213.

Eckenhoff, J. E. y OECH, S. R. Los efectos de los narcóticos y antagonistas sobre la respiración y la circulación en el hombre. Una revisión. Clin Pharmacol Ther 196; 1: 483-524.

Erstad, B. L. y Cotugno, C. L. tratamiento de la abstinencia de alcohol. Am J Health Syst.Pharm 4-1-199; 52 (7): 697-709.

Faden, A. I., Jacobs, T. P., Mougey, E., y Holaday, J. W. Las endorfinas en lesiones de la médula experimental: efecto terapéutico de la naloxona. Ann Neurol. 198; 10 (4): 326-332.

Falder, S., Silla, R., Phillips, M., Rea, S., Gurfinkel, R., Baur, E., Bartley, A., Madera, FM, y el miedo, la suplementación de tiamina MW incrementa y reduce tiamina sérica los niveles de piruvato y lactato en pacientes con quemaduras. Burns, 201; 36 (2): 261-269.

Finkle, B. S., McCloskey, K. L., y Goodman, S. L. Diazepam y muertes asociadas al fármaco. Una encuesta realizada en los Estados Unidos y Canadá. JAMA 8-3-197; 242 (5): 429-434.

Fischer, K. F., Lees, J. A., y Newman, J. H. La hipoglucemia en pacientes hospitalizados. Causas y resultados. N.Engl J Med 11-13-198; 315 (20): 1245-1250.

Flacke, J. W., Flacke, W. E., y Williams, edema pulmonar G. D. aguda después de la inversión de la anestesia naloxona morfina de dosis alta. Anestesiología 197; 47 (4): 376-378.

Flamm, E. S., joven, W., Collins, W. F., Piepmeier, J., Clifton, G. L., y Fischer, B. Un ensayo de fase I del tratamiento naloxona en la lesión medular aguda. J Neurosurg. 198; 63 (3): 390-397.

Foy, A., marzo, S., y Drinkwater, V. El uso de una escala clínica objetiva en la evaluación y tratamiento de la abstinencia de alcohol en un gran hospital general. Alcohol Clin Exp Res 198; 12 (3): 360-364.

Fulop, cetoacidosis alcohólica M.. Endocrinol Metab Clin North Am 199; 22 (2): 209-219.

Funderburk, F. R., Allen, R. P., y Wagman, A. M. Los efectos residuales de los tratamientos de etanol y clordiazepóxido para la abstinencia de alcohol. J Nerv Ment.Dis 197; 166 (3): 195-203.

Gaby, A. R. Natural se acerca a la epilepsia. Altern.Med Rev. 200; 12 (1): 9-24.

Getoff, N. vitamina radicales libres y su acción contra el cáncer. Revisión. In Vivo 200; 23 (4): 599-611.

Ghezzi, A. y Zaffaroni, manifestaciones neurológicas de M. trastornos gastrointestinales, con especial referencia al diagnóstico diferencial de la esclerosis múltiple. Neurol.Sci 200; 22 Suppl 2: S117-S122.

Gibberd, F. B., Nicholls, A., y Wright, M. G. La influencia del ácido fólico en la frecuencia de ataques epilépticos. Eur J Clin Pharmacol. 198; 19 (1): 57-60.

Gibson, G. E. y Blass, J. P. procesos dependientes de la tiamina y estrategias de tratamiento de la neurodegeneración. Señal Antioxid.Redox. 200; 9 (10): 1605-1619.

Gibson, G. E. y Zhang, H. Interacciones de estrés oxidativo con la homeostasis de tiamina promueven la neurodegeneración. Neurochem.Int 200; 40 (6): 493-504.

Gillman, M. A. y Lichtigfeld, F. J. sedación mínima requerida con el tratamiento con oxígeno-óxido nitroso del estado de abstinencia de alcohol. Br J Psiquiatría 198; 148: 604-606.

Glatt, M. M., GEORGE, H. R. y Frisch, E. P. ensayo controlado de clormetiazol en el tratamiento de la fase de abstinencia alcohólica. Br Med J 8-14-196; 2 (5458): 401-404.

Gokhale, L. B. Tratamiento curativo de la dismenorrea primaria (espasmódica). Indian J Med Res. 199; 103: 227-231.

Golbert, T. M., Sanz, J. C., Rose, H. D., y Leitschuh, T. H. Evaluación comparativa de los tratamientos de síndromes de abstinencia de alcohol. JAMA 7-10-196; 201 (2): 99-102.

Goldfarb, S., Cox, M., Singer, I., y Goldberg, M. aguda hiperpotasemia inducida por la hiperglucemia: mecanismos hormonales. Ann Intern Med 197; 84 (4): 426-432.

Grant, R. H. y tiendas, O. P. El ácido fólico en pacientes con deficiencia de folato con epilepsia. Br Med J 12-12-197; 4 (5736): 644-648.

Greenblatt, D. J., Allen, M. D., Noel, J. B., y Shader, R. I. sobredosis aguda con derivados de benzodiazepina. Clin Pharmacol Ther 197; 21 (4): 497-514.

Gregory, J. F., III. La biodisponibilidad de la tiamina. Eur.J.Clin.Nutr. 199; 51 Suppl 1: S34-S37.

Gregory, M. E. Los comentarios de los avances of Dairy Science. Las vitaminas hidrosolubles en la leche y los productos lácteos. J Dairy Res 197; 42 (1): 197-216.

Groeger, J. S., Carlon, G. C., y Howland, W. S. La naloxona en el shock séptico. Crit Care Med 198; 11 (8): 650-654.

GRUENWALD, F., Hanlon, T. E., WACHSLER, S., y KURLAND, A. A. Un estudio comparativo de promazina y triflupromazina en el tratamiento del alcoholismo agudo. Dis Nerv Syst. 196; 21: 32-38.

Guerrini, I., Thomson, A. D., y Gurling, la genética H. M. moleculares de daño cerebral relacionado con el alcohol. Alcohol El alcohol 200; 44 (2): 166-170.

Gurll, N. J., Reynolds, D. G., Vargish, T., y Lechner, R. La naloxona sin transfusión prolonga la supervivencia y mejora la función cardiovascular en estado de shock hipovolémico. J Pharmacol Exp Ther 198; 220 (3): 621-624.

Haas, R. H. tiamina y el cerebro. Annu.Rev.Nutr. 198; 8: 483-515.

Harata, N. y Iwasaki, Y. La barrera sangre-cerebro y vulnerabilidad selectiva en la encefalopatía por deficiencia de tiamina experimental en el ratón. Metab Dis Cerebro 199; 11 (1): 55-69.

Hart, la comparación W. T. Una de promazina y paraldehído en 175 casos de síndrome de abstinencia alcohólica. Am J Psiquiatría 196; 118: 323-327.

Hashizume, N. y Ihara, H. [medicina preventiva primaria y la medicina de laboratorio]. Rinsho Byori 199; 47 (2): 101-108.

Hazell, A. S., Todd, K. G., y Butterworth, R. F. mecanismos de muerte celular neuronal en la encefalopatía de Wernicke. Metab Dis Cerebro 199; 13 (2): 97-122.

Helphingstine, requisitos C. J. y Bistrian, B. R. Nueva Administración de Alimentos y Medicamentos para la inclusión de la vitamina K en las multivitaminas parenterales para adultos. JPEN J Nutr 200 Parenter.Enteral; 27 (3): 220-224.

Heroux, M., Raghavendra Rao, V. L., Lavoie, J., Richardson, J. S., y Butterworth, R. F. Las alteraciones de la fosforilación de tiamina y de las enzimas dependientes de tiamina en la enfermedad de Alzheimer. Metab Dis Cerebro 199; 11 (1): 81-88.

Heye, N., Terstegge, K., Sirtl, C., McMonagle, U., Schreiber, K., y Meyer-Gessner, encefalopatía de Wernicke M. – las causas a considerar. Intensive Care Med 199; 20 (4): 282-286.

Hillbom, M., Tokola, R., Kuusela, V., Karkkainen, P., Kalli-Lema, L., Pilke, A., y Kaste, M. Prevención de convulsiones por abstinencia de alcohol con carbamazepina y ácido valproico. Alcohol 198; 6 (3): 223-226.

Hinze-Selch, D., Weber, M. M., Zimmermann, U., y Pollmächer, T. [tiamina tratamiento en psiquiatría y neurología]. Fortschr.Neurol.Psychiatr. 200; 68 (3): 113-120.

Hoffman, R. y S. Goldfrank, L. R. El envenenados paciente con alteración de la conciencia. Controversias en el uso de un “estado de coma cóctel”. JAMA 8-16-199; 274 (7): 562-569.

De Hojer, J. acidosis metabólica severa en el alcohólico: diagnóstico diferencial y manejo. Hum Exp Toxicology 199; 15 (6): 482-488.

Horwitz, R. I., Gottlieb, L. D., y Kraus, M. L. La eficacia de atenolol en el tratamiento ambulatorio del síndrome de abstinencia de alcohol. Los resultados de un ensayo clínico aleatorizado. Arch Intern Med 198; 149 (5): 1089-1093.

Horwitz, S. J., Klipstein, F. A., y Lovelace, R. E. Relación de metabolismo del folato anormal a la neuropatía durante la terapia de fármacos anticonvulsivantes. Lancet 3-16-196; 1 (7542): 563-565.

Hosein, I. N., de, Freitas R., y Beaubrun, M. H. intramuscular / lorazepam oral en la abstinencia de alcohol aguda y delirium tremens incipientes. Curr Med Res Opin. 197; 5 (8): 632-636.

Hosein, I. N., de, Freitas R., y Beaubrun, M. H. intramuscular / lorazepam oral en la abstinencia de alcohol aguda y delirium tremens incipientes. West Indian J Med 197; 28 (1): 45-48.

Hoyumpa, A. M., Jr. Caracterización de transporte tiamina intestinal normal en los animales y el hombre. Ann.N.Y.Acad.Sci. 198; 378: 337-343.

Hoyumpa, A. M., Jr. Mecanismos de deficiencia de tiamina en el alcoholismo crónico. Am.J.Clin.Nutr. 198; 33 (12): 2750-2761.

Huey, L. Y., Janowski, D. S., Mandell, A. J., Judd, L. L., y Pendery, los estudios de M. preliminares sobre el uso de la hormona liberadora de tirotropina en estados de manía, la depresión y la disforia de la abstinencia alcohólica. Psychopharmacol.Bull 197; 11 (1): 24-27.

Ihara, H., Matsumoto, T., Shino, Y., y Hashizume, los valores de ensayo para N. ésteres de tiamina o fosfato de tiamina en sangre entera no dependen de la anticoagulante utilizado. J Clin Lab Anal 200; 19 (5): 205-208.

Inui, H. y Nakano, Y. [Vitamina B1]. Nippon Rinsho 199; 57 (10): 2187-2192.

Iwashima, A. [transporte de tiamina en los microorganismos (trad del autor)]. Seikagaku 198; 53 (6): 444-448.

Iwashima, A. y nariz, Y. [Estudios recientes sobre la tiamina, con especial referencia a su metabolismo (trad del autor)]. Tanpakushitsu Kakusan Koso 197; 21 (5): 371-385.

Jackson, R. y Teece, S. Mejor informe de la evidencia tema. tiamina oral o intravenosa en el servicio de urgencias. Emerg.Med J 200; 21 (4): 501-502.

Jensen, O. N. y Olesen, O. V. suero subnormal ácido fólico debido a la terapia anticonvulsiva. Un estudio de doble ciego en el efecto del tratamiento ácido fólico en pacientes con folatos suero subnormal inducida por fármacos. Arco Neurol. 197; 22 (2): 181-182.

Jesse, S. y Ludolfo, A. C. [tiamina, piridoxina y cobalamina. De mitos a la farmacología y la práctica clínica]. Nervenarzt 201; 83 (4): 521-532.

Johnson, K. A., Bernard, M. A., y Funderburg, K. La vitamina nutrición en los adultos mayores. Clin Geriatr.Med 200; 18 (4): 773-799.

Jurgenson, C. T., Begley, T. P., y Ealick, S. E. Las bases estructurales y bioquímicos de la biosíntesis de tiamina. Annu.Rev Biochem 200; 78: 569-603.

Kaim, S. C., Klett, C. J., y Rothfeld, B. Tratamiento del síndrome de abstinencia de alcohol aguda: una comparación de cuatro fármacos. Am J Psiquiatría 196; 125 (12): 1640-1646.

Ke, Z. J. y Gibson, G. E. respuesta selectiva de los diversos tipos de células del cerebro durante la neurodegeneración inducida por un leve deterioro del metabolismo oxidativo. Neurochem.Int 200; 45 (2-3): 361-369.

Kearsley, J. H. y Musso, A. F. La hipotermia y coma en el síndrome de Wernicke-Korsakoff. Med J Aust. 11-1-198; 2 (9): 504-506.

Kempler, P. [El tratamiento de neuropatías]. Orv.Hetil. 5-23-200; 145 (21): 1145-1147.

Kitamura, K., Yamaguchi, T., Tanaka, H., Hashimoto, S., Yang, M., y Takahashi, T. RPT-inducidos beriberi fulminante: un informe sobre nuestra experiencia y una revisión de la literatura. Surg Hoy 199; 26 (10): 769-776.

Klatsky, A. L. Los efectos cardiovasculares de alcohol. Alcohol El alcohol Suppl 198; 1: 117-124.

Kodentsova, V. M. [excreción de vitaminas y sus metabolitos en la orina como criterios de estado de la vitamina humano]. Vopr.Med Khim. 199; 38 (4): 33-37.

Koppi, S., Eberhardt, G., Haller, R. y Konig, P. agente de los canales de calcio de bloqueo en el tratamiento de la abstinencia alcohólica aguda – Caroverine frente meprobamato en un estudio aleatorizado, doble ciego. Neuropsychobiology 198; 17 (1-2): 49-52.

Kotani, N., Oyama, T., Sakai, I., Hashimoto, H., Muraoka, M., Ogawa, Y., y Matsuki, A. efecto analgésico de un medicamento herbario para el tratamiento de la dismenorrea primaria – una doble -blind estudio. Am.J Chin Med 199; 25 (2): 205-212.

Kramp, P. y Rafaelsen, O. J. tremens Delirium: una comparación de doble ciego en el diazepam y el tratamiento barbital. Acta Psychiatr.Scand 197; 58 (2): 174-190.

Krauss, S. encefalopatía post-hipoglucémico. Br Med J 6-5-197; 2 (5761): 591.

Kril, J. J. Neuropatología de los trastornos por deficiencia de tiamina. Metab Dis Cerebro 199; 11 (1): 9-17.

Krishel, S., Safranek, D., y Clark, R. F. vitaminas por vía intravenosa para alcohólicos en el servicio de urgencias: una revisión. J Emerg.Med 199; 16 (3): 419-424.

Kristensen, C. P., Rasmussen, S., Dahl, A., y et al. La escala de síndrome de abstinencia de alcohol y drogas psicoactivas relacionadas: las puntuaciones totales para las directrices para el tratamiento con fenobarbital. Nord Psykiatr Tidsskr 198; 40: 139-146.

Kumar, N. presentaciones neurológicas de deficiencias nutricionales. Neurol.Clin 201; 28 (1): 107-170.

Langlais, P. J., Zhang, X. S., y Savage, L. M. Neuropatología de la deficiencia de tiamina: una actualización sobre el análisis comparativo de los trastornos humanos y modelos experimentales. Metab Dis Cerebro 199; 11 (1): 19-37.

Laties, V. G., lasaña, L., Gross, G. M., Hitchman, I. L., y Flores, J. En un ensayo controlado con clorpromazina y promazina en la gestión de delirium tremens. Q.J Stud.Alcohol 195; 19 (2): 238-243.

Lee, B. Y., Yanamandra, K., y Bocchini, J. A., Jr. La deficiencia de tiamina: una posible causa importante de algunos tumores? (revisión). Oncol Rep 200.; 14 (6): 1589-1592.

Leong, D. K. y Butterworth, la muerte celular neuronal en R. F. encefalopatía de Wernicke: mecanismos fisiopatológicos e implicaciones para la formación de imágenes PET. Metab Dis Cerebro 199; 11 (1): 71-79.

Levin, E. R., Sharp, B., Drayer, J. I., y Weber, M. A. La hipertensión grave inducida por la naloxona. Am J Med Sci 198; 290 (2): 70-72.

Lichtigfeld, F. J. y Gillman, el óxido nitroso M. A. analgésica de la abstinencia de alcohol es mejor que el placebo. Int J Neurosci. 198; 49 (1-2): 71-74.

Lichtigfeld, F. J. y Gillman, M. A. El efecto de placebo en el estado de abstinencia de alcohol. Alcohol El alcohol 198; 24 (2): 109-112.

Liebaldt, G. P. y Schleip, I. 6. síndrome apallic siguiente hipoglucemia prolongada. Monogr Gesamtgeb.Psychiatr.Psychiatry Ser. 197; 14: 37-43.

Lima, L. F., Leite, H. P., and Taddei, J. A. Low blood thiamine concentrations in children upon admission to the intensive care unit: risk factors and prognostic significance. Am J Clin Nutr 201; 93(1):57-61.

Loew, D. Pharmacokinetics of thiamine derivatives especially of benfotiamine. Int J Clin Pharmacol Ther 199; 34(2):47-50.

Lonsdale, D. Thiamine tetrahydrofurfuryl disulfide: a little known therapeutic agent. Med Sci Monit. 200; 10(9):RA199-RA203.

Maassen, J. A. Mitochondrial diabetes, diabetes and the thiamine-responsive megaloblastic anaemia syndrome and MODY-2. Diseases with common pathophysiology? Panminerva Med 200; 44(4):295-300.

Macias-Matos, C., Rodriguez-Ojea, A., Chi, N., Jimenez, S., Zulueta, D., and Bates, C. J. Biochemical evidence of thiamine depletion during the Cuban neuropathy epidemic, 1992-1993. Am J Clin Nutr 199; 64(3):347-353.

Mahoney, D. J., Parise, G., and Tarnopolsky, M. A. Nutritional and exercise-based therapies in the treatment of mitochondrial disease. Curr Opin Clin Nutr Metab Care 200; 5(6):619-629.

Makarchikov, A. F. [Vitamin B1: metabolism and functions]. Biomed.Khim. 200; 55(3):278-297.

Malcolm, R., Ballenger, J. C., Sturgis, E. T., and Anton, R. Double-blind controlled trial comparing carbamazepine to oxazepam treatment of alcohol withdrawal. Am J Psychiatry 198; 146(5):617-621.

Malouf, R. and Brust, J. C. Hypoglycemia: causes, neurological manifestations, and outcome. Ann Neurol. 198; 17(5):421-430.

Manore, M. M. Effect of physical activity on thiamine, riboflavin, and vitamin B-6 requirements. Am J Clin Nutr 200; 72(2 Suppl):598S-606S.

Manzardo, A. M. and Penick, E. C. A theoretical argument for inherited thiamine insensitivity as one possible biological cause of familial alcoholism. Alcohol Clin Exp Res 200; 30(9):1545-1550.

Martin, P. R., Adinoff, B., Weingartner, H., Mukherjee, A. B., and Eckardt, M. J. Alcoholic organic brain disease: nosology and pathophysiologic mechanisms. Prog.Neuropsychopharmacol.Biol Psychiatry 198; 10(2):147-164.

Martin, P. R., McCool, B. A., and Singleton, C. K. Genetic sensitivity to thiamine deficiency and development of alcoholic organic brain disease. Alcohol Clin Exp Res 199; 17(1):31-37.

Martin, P. R., McCool, B. A., and Singleton, C. K. Molecular genetics of transketolase in the pathogenesis of the Wernicke-Korsakoff syndrome. Metab Brain Dis 199; 10(1):45-55.

Martin, P. R., Singleton, C. K., and Hiller-Sturmhofel, S. The role of thiamine deficiency in alcoholic brain disease. Alcohol Res Health 200; 27(2):134-142.

Martin, W. R. Naloxone. Ann Intern Med 197; 85(6):765-768.

Massman, J. E. and Tipton, D. M. Signs and symptoms assessment: a guide for the treatment of the alcohol withdrawal syndrome. J psicoactivas 198; 20(4):443-444.

Masumoto, K., Esumi, G., Teshiba, R., Nagata, K., Nakatsuji, T., Nishimoto, Y., Ieiri, S., Kinukawa, N., and Taguchi, T. Need for thiamine in peripheral parenteral nutrition after abdominal surgery in children. JPEN J Nutr 200 Parenter.Enteral; 33(4):417-422.

Matsumoto, I. Proteomics approach in the study of the pathophysiology of alcohol-related brain damage. Alcohol Alcohol 200; 44(2):171-176.

Matthews, D. M. Absorption of water-soluble vitamins. Biomembranes. 197; 4B(0):847-915.

Mattson, R. H., Gallagher, B. B., Reynolds, E. H., and Glass, D. Folate therapy in epilepsy. A controlled study. Arch Neurol. 197; 29(2):78-81.

Mayo-Smith, M. F. Pharmacological management of alcohol withdrawal. A meta-analysis and evidence-based practice guideline. Society of Addiction Medicine Working Group on Pharmacological Management of Alcohol Withdrawal. JAMA 7-9-199; 278(2):144-151.

McEntee, W. J. Wernicke’s encephalopathy: an excitotoxicity hypothesis. Metab Brain Dis 199; 12(3):183-192.

Meador, K. J. Treatment strategies for the cognitive deficits of Alzheimer’s disease. J S C.Med Assoc 199; 90(11):543-547.

Meador, K., Loring, D., Nichols, M., Zamrini, E., Rivner, M., Posas, H., Thompson, E., and Moore, E. Preliminary findings of high-dose thiamine in dementia of Alzheimer’s type. J Neurol Geriatr.Psychiatry. 199; 6(4):222-229.

Melamed, E. Reactive hyperglycaemia in patients with acute stroke. J Neurol.Sci 197; 29(2-4):267-275.

Messner, M. and Brissot, P. Traditional management of liver disorders. Drogas 199; 40 Suppl 3:45-57.

Mezadri, T., Fernandez-Pachon, M. S., Villano, D., Garcia-Parrilla, M. C., and Troncoso, A. M. [The acerola fruit: composition, productive characteristics and economic importance]. Arch Latinoam.Nutr 200; 56(2):101-109.

Michaelis, L. L., Hickey, P. R., Clark, T. A., and Dixon, W. M. Ventricular irritability associated with the use of naloxone hydrochloride. Two case reports and laboratory assessment of the effect of the drug on cardiac excitability. Ann Thorac.Surg 197; 18(6):608-614.

MOROZ, R. and RECHTER, E. MANAGEMENT OF PATIENTS WITH IMPENDING AND FULL-BLOWN DELIRIUM TREMENS. Psychiatr.Q. 196; 38:619-626.

Morris, M. C., Schneider, J. A., and Tangney, C. C. Thoughts on B-vitamins and dementia. J Alzheimers.Dis 200; 9(4):429-433.

Mulholland, P. J. Susceptibility of the cerebellum to thiamine deficiency. Cerebellum. 200; 5(1):55-63.

Muller, D. J. A comparison of three approaches to alcohol-withdrawal states. South.Med J 196; 62(4):495-496.

Murata, A., Nakagawasai, O., Yamadera, F., Oba, A., Wakui, K., Arai, Y., and Tadano, T. [Dysfunction of serotonergic systems in thiamine-deficient diet fed mice: effects of SSRI on abnormality induced by thiamine deficiency]. Nihon Shinkei Seishin Yakurigaku Zasshi 200; 24(2):93-99.

Murata, K. Actions of two types of thiaminase on thiamin and its analogues. Ann.N.Y.Acad.Sci. 198; 378:146-156.

Nakada, T. and Knight, R. T. Alcohol and the central nervous system. Med Clin North Am 198; 68(1):121-131.

Nakagawasai, O. Behavioral and neurochemical alterations following thiamine deficiency in rodents: relationship to functions of cholinergic neurons. Yakugaku Zasshi 200; 125(7):549-554.

Nakamura, J. [Development of therapeutic agents for diabetic neuropathies]. Nippon Rinsho 200; 63 Suppl 6:614-621.

Nichols, M. E., Meador, K. J., Loring, D. W., and Moore, E. E. Preliminary findings on the clinical effects of high dose thiamine in alcohol related cognitive disorders.

Nolan, K. A., Black, R. S., Sheu, K. F., Langberg, J., and Blass, J. P. A trial of thiamine in Alzheimer’s disease. Arch Neurol. 199; 48(1):81-83.

Okudaira, K. [Late withdrawal syndrome]. Ryoikibetsu.Shokogun.Shirizu. 200; (40):429-431.

Oppenheimer, S. M., Hoffbrand, B. I., Oswald, G. A., and Yudkin, J. S. Diabetes mellitus and early mortality from stroke. Br Med J (Clin Res Ed) 10-12-198; 291(6501):1014-1015.

Palestine, M. L. and Alatorre, E. Control of acute alcoholic withdrawal symptoms: a comparative study of haloperidol and chlordiazepoxide. Curr Ther Res Clin Exp 197; 20(3):289-299.

Palsson, A. The efficacy of early chlormethiazole medication in the prevention of delirium tremens. A retrospective study of the outcome of different drug treatment strategies at the Helsingborg psychiatric clinics, 1975-1980. Acta Psychiatr.Scand Suppl 198; 329:140-145.

Parkhomenko, IuM, Donchenko, G. V., and Protasova, Z. S. [The neural activity of thiamine: facts and hypotheses]. Ukr.Biokhim.Zh. 199; 68(2):3-14.

Petrov, S. A. [Non-coenzymic effects of thiamine and its metabolites]. Biomed.Khim. 200; 52(4):335-345.

Pletsityi, K. D. [Vitamins in the immune response]. Ter.Arkh. 198; 52(2):131-140.

Poppell, T. D., Keeling, S. D., Collins, J. F., and Hassell, T. M. Effect of folic acid on recurrence of phenytoin-induced gingival overgrowth following gingivectomy. J Clin Periodontol. 199; 18(2):134-139.

Poutanen, P. Experience with carbamazepine in the treatment of withdrawal symptoms in alcohol abusers. Br J Addict.Alcohol Other Drugs 197; 74(2):201-204.

Prabhu, S. S. and Dalvi, B. V. Treatable cardiomyopathies. Indian J Pediatr 200; 67(3 Suppl):S7-10.

Proctor, M. L. and Farquhar, C. M. Dysmenorrhoea. Clin Evid (Online) 200; 2007

Proctor, M. L. and Murphy, P. A. Herbal and dietary therapies for primary and secondary dysmenorrhoea. Cochrane.Database.Syst.Rev 200; (3):CD002124.

Prough, D. S., Roy, R., Bumgarner, J., and Shannon, G. Acute pulmonary edema in healthy teenagers following conservative doses of intravenous naloxone. Anesthesiology 198; 60(5):485-486.

Pulsinelli, W. A., Levy, D. E., Sigsbee, B., Scherer, P., and Plum, F. Increased damage after ischemic stroke in patients with hyperglycemia with or without established diabetes mellitus. Am J Med 198; 74(4):540-544.

Pulsinelli, W. A., Waldman, S., Rawlinson, D., and Plum, F. Moderate hyperglycemia augments ischemic brain damage: a neuropathologic study in the rat. Neurology 198; 32(11):1239-1246.

Rado, J. P. Effect of mineralocorticoids on the paradoxical glucose-induced hyperkalemia in nondiabetic patients with selective hypoaldosteronism. Res Commun Chem Pathol.Pharmacol 197; 18(2):365-368.

Radouco-Thomas, S., Garcin, F., Guay, D., Marquis, P. A., Chabot, F., Huot, J., Chawla, S., Forest, J. C., Martin, S., Stewart, G., and. Double blind study on the efficacy and safety of tetrabamate and chlordiazepoxide in the treatment of the acute alcohol withdrawal syndrome. Prog.Neuropsychopharmacol.Biol Psychiatry 198; 13(1-2):55-75.

Ralston, A. J., Snaith, R. P., and Hinley, J. B. Effects of folic acid on fit-frequency and behaviour in epileptics on anticonvulsants. Lancet 4-25-197; 1(7652):867-868.

Ranganathan, L. N. and Ramaratnam, S. Vitamins for epilepsy. Cochrane.Database.Syst.Rev 200; (2):CD004304.

Raoul, Y. [The transport of vitamins in the blood]. Ann Biol Clin (Paris) 196; 25(3):345-368.

Reuler, J. B., Girard, D. E., and Cooney, T. G. Current concepts. Wernicke’s encephalopathy. N.Engl J Med 4-18-198; 312(16):1035-1039.

Rieck, J., Halkin, H., Almog, S., Seligman, H., Lubetsky, A., Olchovsky, D., and Ezra, D. Urinary loss of thiamine is increased by low doses of furosemide in healthy volunteers. J Lab Clin Med 199; 134(3):238-243.

Rindi, G. and Laforenza, U. In vitro systems for studying thiamin transport in mammals. Methods Enzymol. 199; 279:118-131.

Rindi, G. and Laforenza, U. Thiamine intestinal transport and related issues: recent aspects. Proc Soc Exp Biol Med 200; 224(4):246-255.

Rindi, G. and Ventura, U. Thiamine intestinal transport. Physiol Rev 197; 52(4):821-827.

Ritson, B. and Chick, J. Comparison of two benzodiazepines in the treatment of alcohol withdrawal: effects on symptoms and cognitive recovery. Drug Alcohol Depend. 198; 18(4):329-334.

Robinson, B. H., MacKay, N., Chun, K., and Ling, M. Disorders of pyruvate carboxylase and the pyruvate dehydrogenase complex. J Inherit.Metab Dis 199; 19(4):452-462.

Robinson, B. J., Robinson, G. M., Maling, T. J., and Johnson, R. H. Is clonidine useful in the treatment of alcohol withdrawal? Alcohol Clin Exp Res 198; 13(1):95-98.

Rock, P., Silverman, H., Plump, D., Kecala, Z., Smith, P., Michael, J. R., and Summer, W. Efficacy and safety of naloxone in septic shock. Crit Care Med 198; 13(1):28-33.

Rodriguez-Martin, J. L., Lopez-Arrieta, J. M., and Qizilbash, N. Thiamine for Alzheimer’s disease. Cochrane Database.Syst.Rev 200; (2):CD001498.

Rodriguez-Martin, J. L., Qizilbash, N., and Lopez-Arrieta, J. M. Thiamine for Alzheimer’s disease. Cochrane Database.Syst.Rev 200; (2):CD001498.

Rogovik, A. L., Vohra, S., and Goldman, R. D. Safety considerations and potential interactions of vitamins: should vitamins be considered drugs? Ann.Pharmacother. 201; 44(2):311-324.

Roje, S. Vitamin B biosynthesis in plants. Fitoquímica 200; 68(14):1904-1921.

Roman, G. C. An epidemic in Cuba of optic neuropathy, sensorineural deafness, peripheral sensory neuropathy and dorsolateral myeloneuropathy. J Neurol.Sci 12-1-199; 127(1):11-28.

Romanenko, A. V. [The neurotrophic role of thiamine]. Usp.Fiziol.Nauk 198; 19(3):99-110.

Rose, R. C. Intestinal transport of vitamins. J Inherit.Metab Dis 198; 8 Suppl 1:13-16.

Rose, R. C. Water-soluble vitamin absorption in intestine. Annu.Rev Physiol 198; 42:157-171.

ROSENFELD, J. E. and BIZZOCO, D. H. A controlled study of alcohol withdrawal. Q.J Stud.Alcohol 196; Suppl 1:77-84.

Rothstein, E. Prevention of alcohol withdrawal seizures: the roles of diphenylhydantoin and chlordiazepoxide. Am J Psychiatry 197; 130(12):1381-1382.

Russell, R. M. The aging process as a modifier of metabolism. Am J Clin Nutr 200; 72(2 Suppl):529S-532S.

Saris, W. H., Schrijver, J., van Erp Baart, M. A., and Brouns, F. Adequacy of vitamin supply under maximal sustained workloads: the Tour de France. Int J Vitam.Nutr Res Suppl 198; 30:205-212.

Sarma, S. and Gheorghiade, M. Nutritional assessment and support of the patient with acute heart failure. Curr.Opin.Crit Care 201; 16(5):413-418.

Sauberlich, H. E. Bioavailability of vitamins. Prog.Food Nutr Sci 198; 9(1-2):1-33.

Schenk, G., Duggleby, R. G., and Nixon, P. F. Properties and functions of the thiamin diphosphate dependent enzyme transketolase. Int.J.Biochem.Cell Biol. 199; 30(12):1297-1318.

Schiff, L. Collapse following parenteral administration of solution of thiamine hydrochloride. JAMA 194; 117:609.

Schmitz, R. E. The prevention and management of the acute alcohol withdrawal syndrome by the use of alcohol. Curr Alcohol 197; 3:575-589.

Seibert, D. G. Reversible decerebrate posturing secondary to hypoglycemia. Am J Med 198; 78(6 Pt 1):1036-1037.

Seifert, B., Wagler, P., Dartsch, S., Schmidt, U., and Nieder, J. [Magnesium–a new therapeutic alternative in primary dysmenorrhea]. Zentralbl.Gynakol. 198; 111(11):755-760.

Sellers, E. M., Cooper, S. D., Zilm, D. H., and Shanks, C. Lithium treatment during alcoholic withdrawal. Clin Pharmacol Ther 197; 20(2):199-206.

Sellers, E. M., Zilm, D. H., and Degani, N. C. Comparative efficacy of propranolol and chlordiazepoxide in alcohol withdrawal. J Stud.Alcohol 197; 38(11):2096-2108.

SERENY, G. and KALANT, H. COMPARATIVE CLINICAL EVALUATION OF CHLORDIAZEPOXIDE AND PROMAZINE IN TREATMENT OF ALCOHOL-WITHDRAWAL SYNDROME. Br Med J 1-9-196; 1(5427):92-97.

Sica, D. A. Loop diuretic therapy, thiamine balance, and heart failure. Congest.Heart Fail. 200; 13(4):244-247.

Siemkowicz, E. and Gjedde, A. Post-ischemic coma in rat: effect of different pre-ischemic blood glucose levels on cerebral metabolic recovery after ischemia. Acta Physiol Scand 198; 110(3):225-232.

Sillanpaa, M. and Sonck, T. Finnish experiences with carbamazepine (Tegretol) in the treatment of acute withdrawal symptoms in alcoholics. J Int Med Res 197; 7(3):168-173.

Simpson, R. K., Fitz, E., Scott, B., and Walker, L. Delirium tremens: a preventable iatrogenic and environmental phenomenon. J Am Osteopath.Assoc 196; 68(2):123-130.

Singleton, C. K. and Martin, P. R. Molecular mechanisms of thiamine utilization. Curr Mol.Med 200; 1(2):197-207.

Smit, A. J. and Gerrits, E. G. Skin autofluorescence as a measure of advanced glycation endproduct deposition: a novel risk marker in chronic kidney disease. Curr Opin.Nephrol.Hypertens. 201; 19(6):527-533.

Snodgrass, S. R. Vitamin neurotoxicity. Mol.Neurobiol. 199; 6(1):41-73.

Sohrabvand, F., Shariat, M., and Haghollahi, F. Vitamin B supplementation for leg cramps during pregnancy. Int J Gynaecol.Obstet. 200; 95(1):48-49.

Sole, M. J. and Jeejeebhoy, K. N. Conditioned nutritional requirements: therapeutic relevance to heart failure. Herz 200; 27(2):174-178.

Sonck, T., Malinen, L., and Janne, J. Carbamazepine in the treatment of acute withdrawal syndrome in alcoholics: methodological aspects. In: Rationality of Drug Development: Exerpta Medica International Congress Series No. 38. Amsterdam, the Netherlands: Exerpta Medic; 1976.

Soukoulis, V., Dihu, J. B., Sole, M., Anker, S. D., Cleland, J., Fonarow, G. C., Metra, M., Pasini, E., Strzelczyk, T., Taegtmeyer, H., and Gheorghiade, M. Micronutrient deficiencies an unmet need in heart failure. J Am Coll.Cardiol. 10-27-200; 54(18):1660-1673.

Sperl, W. [Diagnosis and therapy of mitochondriopathies]. Wien Klin Wochenschr. 2-14-199; 109(3):93-99.

Stanhope, J. M. and McCaskie, C. S. Assessment method and medication requirement in chlormethoazole detoxification from alcohol. Aust Drug Alcohol Rev 198; 5:273-277.

Stepuro, I. I. [Antioxidant properties of vitamins and their complex with blood proteins]. Vopr.Med Khim. 199; 38(4):26-33.

Stiles, M. H. Hypersensitivity to thiamine chloride with a note on sensitivity to pyridoxine hydrochloride. J Allergy 194; 12:507-509.

Stojek, A. and Napierala, K. Physostigmine in eyedrops decreases craving for alcohol in early withdrawal treated with carbamazepine. Mater.Med Pol. 198; 18(4):249-254.

Stojek, A., Bilikiewicz, A., and Lerch, A. Carbamazepine and physostigmine eyedrops in the treatment of early alcohol withdrawal and alcohol-related hypertension. Psychiatr.Pol. 198; 21(5):369-375.

Such, Diaz A., Sanchez, Gil C., Gomis, Munoz P., and Herreros de, Tejada A. [Vitamins stability in parenteral nutrition]. Nutr Hosp. 200; 24(1):1-9.

Sumner, A. D. and Simons, R. J. Delirium in the hospitalized elderly. Cleve.Clin J Med 199; 61(4):258-262.

Suzuki, S. [Role of mitochondrial dysfunction in pathogenesis of diabetic microangiopathy]. Nippon Rinsho 200; 63 Suppl 6:103-110.

Swank, R. L. A prospective discussion of past international nutrition catastrophes–indications for the future. Nutrition 199; 13(4):344-348.

Szutowicz, A., Jankowska, A., and Tomaszewicz, M. [Disturbances of glucose metabolism in epilepsy and other neurodegenerative diseases]. Neurol.Neurochir.Pol. 200; 34 Suppl 8:59-66.

Tabarki, B., Al-Shafi, S., Al-Shahwan, S., Azmat, Z., Al-Hashem, A., Al-Adwani, N., Biary, N., Al-Zawahmah, M., Khan, S., and Zuccoli, G. Biotin-responsive basal ganglia disease revisited: clinical, radiologic, and genetic findings. Neurology 1-15-201; 80(3):261-267.

Taff, R. H. Pulmonary edema following naloxone administration in a patient without heart disease. Anesthesiology 198; 59(6):576-577.

Tallaksen, C. M., Sande, A., Bohmer, T., Bell, H., and Karlsen, J. Kinetics of thiamin and thiamin phosphate esters in human blood, plasma and urine after 50 mg intravenously or orally. Eur.J.Clin.Pharmacol. 199; 44(1):73-78.

Tanaka, G. Y. Letter: Hypertensive reaction to naloxone. JAMA 4-1-197; 228(1):25-26.

Tanaka, K., Kean, E. A., and Johnson, B. Jamaican vomiting sickness. Biochemical investigation of two cases. N.Engl J Med 8-26-197; 295(9):461-467.

Tanev, K. S., Roether, M., and Yang, C. Alcohol dementia and thermal dysregulation: a case report and review of the literature. Am J Alzheimers.Dis Other Demen. 12-20-200; 23(6):563-570.

Tasevska, N., Runswick, S. A., McTaggart, A., and Bingham, S. A. Twenty-four-hour urinary thiamine as a biomarker for the assessment of thiamine intake. Eur J Clin Nutr 200; 62(9):1139-1147.

Tettamanti, G. [Latest data on chemical properties and the physiological role of thiamine and its phosphoric esters]. Minerva Dietol.Gastroenterol. 198; 31(2):75-94.

Thiamine. Monograph. Altern Med Rev 200; 8(1):59-62.

THOMAS, D. W. and FREEDMAN, D. X. TREATMENT OF THE ALCOHOL WITHDRAWAL SYNDROME. COMPARISON OF PROMAZINE AND PARALDEHYDE. JAMA 4-20-196; 188:316-318.

Thomson, A. D., Baker, H., and Leevy, C. M. Patterns of 35S-thiamine hydrochloride absorption in the malnourished alcoholic patient. J Lab Clin Med 197; 76(1):34-45.

Thornalley, P. J. Glycation in diabetic neuropathy: characteristics, consequences, causes, and therapeutic options. Int Rev Neurobiol. 200; 50:37-57.

Thornalley, P. J. The potential role of thiamine (vitamin B1) in diabetic complications. Curr Diabetes Rev 200; 1(3):287-298.

Trouillas, P. The cerebellar serotoninergic system and its possible involvement in cerebellar ataxia. Can J Neurol.Sci 199; 20 Suppl 3:S78-S82.

Tubridy, P. Alprazolam versus chlormethiazole in acute alcohol withdrawal. Br J Addict. 198; 83(5):581-585.

Turkington, R. W. Encephalopathy induced by oral hypoglycemic drugs. Arch Intern Med 197; 137(8):1082-1083.

Viberti, G. C. Glucose-induced hyperkalaemia: A hazard for diabetics? Lancet 4-1-197; 1(8066):690-691.

VICTOR, M. and ADAMS, R. D. The effect of alcohol on the nervous system. Res Publ.Assoc Res Nerv Ment.Dis 195; 32:526-573.

Vimokesant, S. L., Hilker, D. M., Nakornchai, S., Rungruangsak, K., and Dhanamitta, S. Effects of betel nut and fermented fish on the thiamin status of northeastern Thais. Am J Clin Nutr 197; 28(12):1458-1463.

Wadstein, J., Manhem, P., Nilsson, L. H., Moberg, A. L., and Hokfelt, B. Clonidine versus chlomethiazole in alcohol withdrawal. Acta Psychiatr.Scand Suppl 198; 327:144-148.

Wahed, M., Geoghegan, M., and Powell-Tuck, J. Novel substrates. Eur J Gastroenterol.Hepatol. 200; 19(5):365-370.

Wallis, W. E., Donaldson, I., Scott, R. S., and Wilson, J. Hypoglycemia masquerading as cerebrovascular disease (hypoglycemic hemiplegia). Ann Neurol. 198; 18(4):510-512.

Watanabe, D. and Takagi, H. [Potential pharmacological treatments for diabetic retinopathy]. Nippon Rinsho 200; 63 Suppl 6:244-249.

Watson, A. J., Walker, J. F., Tomkin, G. H., Finn, M. M., and Keogh, J. A. Acute Wernickes encephalopathy precipitated by glucose loading. Ir.J Med Sci 198; 150(10):301-303.

Whitfield, C. L., Thompson, G., Lamb, A., Spencer, V., Pfeifer, M., and Browning-Ferrando, M. Detoxification of 1,024 alcoholic patients without psychoactive drugs. JAMA 4-3-197; 239(14):1409-1410.

Wilkins, B. H. and Kalra, D. Comparison of blood glucose test strips in the detection of neonatal hypoglycaemia. Arch Dis Child 198; 57(12):948-950.

Wilkinson, T. J., Hanger, H. C., George, P. M., and Sainsbury, R. Is thiamine deficiency in elderly people related to age or co-morbidity? Age Ageing 200; 29(2):111-116.

Willenbring, M. L. Organic mental disorders associated with heavy drinking and alcohol dependence. Clin Geriatr.Med 198; 4(4):869-887.

Witte, K. K., Clark, A. L., and Cleland, J. G. Chronic heart failure and micronutrients. J Am Coll Cardiol 6-1-200; 37(7):1765-1774.

Yamagishi, S. and Imaizumi, T. [Progress on the drug therapy for diabetic microangiopathies: AGE inhibitors]. Nippon Rinsho 200; 63 Suppl 6:136-138.

Yoshikawa, K. [Vitamin and dermatology]. Nippon Rinsho 199; 57(10):2385-2389.

Young, G. P., Rores, C., Murphy, C., and Dailey, R. H. Intravenous phenobarbital for alcohol withdrawal and convulsions. Ann Emerg.Med 198; 16(8):847-850.

Zhou, K., Zhao, R., Geng, Z., Jiang, L., Cao, Y., Xu, D., Liu, Y., Huang, L., and Zhou, J. Association between B-group vitamins and venous thrombosis: systematic review and meta-analysis of epidemiological studies. J.Thromb.Thrombolysis. 201; 34(4):459-467.

Zilm, D. H., Sellers, E. M., MacLeod, S. M., and Degani, N. Letter: Propranolol effect on tremor in alcoholic withdrawal. Ann Intern Med 197; 83(2):234-236.

Avsar, A. F., Ozmen, S., and Soylemez, F. Vitamin B1 and B6 substitution in pregnancy for leg cramps. Am.J.Obstet.Gynecol. 199; 175(1):233-234.

Bergmann, A. K., Sahai, I., Falcone, J. F., Fleming, J., Bagg, A., Borgna-Pignati, C., Casey, R., Fabris, L., Hexner, E., Mathews, L., Ribeiro, M. L., Wierenga, K. J., and Neufeld, E. J. Thiamine-responsive megaloblastic anemia: identification of novel compound heterozygotes and mutation update. J Pediatr 200; 155(6):888-892.

Borgna-Pignatti, C., Azzalli, M., and Pedretti, S. Thiamine-responsive megaloblastic anemia syndrome: long term follow-up. J Pediatr 200; 155(2):295-297.

Borgna-Pignatti, C., Marradi, P., Pinelli, L., Monetti, N., and Patrini, C. Thiamine-responsive anemia in DIDMOAD syndrome. J Pediatr 198; 114(3):405-410.

Cho, S. H. and Whang, W. W. Acupuncture for temporomandibular disorders: a systematic review. J Orofac.Pain 201; 24(2):152-162.

de, Lonlay P., Fenneteau, O., Touati, G., Mignot, C., Billette, de, V, Rabier, D., Blanche, S., Ogier de, Baulny H., and Saudubray, J. M. [Hematologic manifestations of inborn errors of metabolism]. Arch Pediatr 200; 9(8):822-835.

Fleming, M. D. The genetics of inherited sideroblastic anemias. Semin.Hematol. 200; 39(4):270-281.

Ganesh, R., Ezhilarasi, S., Vasanthi, T., Gowrishankar, K., and Rajajee, S. Thiamine responsive megaloblastic anemia syndrome. Indian J Pediatr 200; 76(3):313-314.

Hahn, J. S., Berquist, W., Alcorn, D. M., Chamberlain, L., and Bass, D. Wernicke encephalopathy and beriberi during total parenteral nutrition attributable to multivitamin infusion shortage. Pediatrics 199; 101(1):E10.

Kuroda, Y., Naito, E., and Touda, Y. [Drug therapy for mitochondrial diseases]. Nippon Rinsho 200; 60 Suppl 4:670-673.

Lorber, A., Gazit, A. Z., Khoury, A., Schwartz, Y., and Mandel, H. Cardiac manifestations in thiamine-responsive megaloblastic anemia syndrome. Pediatr Cardiol. 200; 24(5):476-481.

Matsuda, M. and Kanamaru, A. [Clinical roles of vitamins in hematopoietic disorders]. Nippon Rinsho 199; 57(10):2349-2355.

Naito, E., Ito, M., Yokota, I., Saijo, T., Chen, S., Maehara, M., and Kuroda, Y. Concomitant administration of sodium dichloroacetate and thiamine in west syndrome caused by thiamine-responsive pyruvate dehydrogenase complex deficiency. J Neurol.Sci 12-1-199; 171(1):56-59.

Neufeld, E. J., Fleming, J. C., Tartaglini, E., and Steinkamp, M. P. Thiamine-responsive megaloblastic anemia syndrome: a disorder of high-affinity thiamine transport. Blood Cells Mol.Dis 200; 27(1):135-138.

Pietrzak, I. [Vitamin disturbances in chronic renal insufficiency. I. Water soluble vitamins]. Przegl.Lek. 199; 52(10):522-525.

Ristow, M. Neurodegenerative disorders associated with diabetes mellitus. J Mol.Med 200; 82(8):510-529.

Valerio, G., Franzese, A., Poggi, V., and Tenore, A. Long-term follow-up of diabetes in two patients with thiamine-responsive megaloblastic anemia syndrome. Diabetes Care 199; 21(1):38-41.

Walker, U. A. and Byrne, E. The therapy of respiratory chain encephalomyopathy: a critical review of the past and current perspective. Acta Neurol.Scand 199; 92(4):273-280.

Wolters, M., Hermann, S., and Hahn, A. B vitamin status and concentrations of homocysteine and methylmalonic acid in elderly German women. Am J Clin Nutr 200; 78(4):765-772.

Wooley, J. A. Characteristics of thiamin and its relevance to the management of heart failure. Nutr Clin.Pract. 200; 23(5):487-493.

Yang, F. L., Liao, P. C., Chen, Y. Y., Wang, J. L., and Shaw, N. S. Prevalence of thiamin and riboflavin deficiency among the elderly in Taiwan. Asia Pac.J Clin Nutr 200; 14(3):238-243.

Younes-Mhenni, S., Derex, L., Berruyer, M., Nighoghossian, N., Philippeau, F., Salzmann, M., and Trouillas, P. Large-artery stroke in a young patient with Crohn’s disease. Role of vitamin B6 deficiency-induced hyperhomocysteinemia. J Neurol.Sci 6-15-200; 221(1-2):113-115.

Zittoun, J. [Macrocytic anemia]. Rev Prat. 10-21-198; 39(24):2133-2137.

Davis, L. S. Stress, vitamin B6 and magnesium in women with and without dysmenorrhea: a comparison and intervention study [dissertation]. 1988

Esperanza-Salazar-De-Roldan, M. and Ruiz-Castro, S. Primary dysmenorrhea treatment with ibuprofen and vitamin E. Revista de Obstetricia y Ginecologia de Venezuela 199; 53(1):35-37.

Fontana-Klaiber, H. and Hogg, B. Therapeutic effects of magnesium in dysmenorrhea. Schweizerische Rundschau fur Medizin Praxis 199; 79(16):491-494.

Aksoy M, Basu TK, Brient J, Dickerson JW. Thiamin status of patients treated with drug combinations containing 5-fluorouracil. Eur J Cancer 198; 16:1041-5.

Alston TA. Does metformin interfere with thiamine? (letter) Arch Int Med 200; 163:983.

Alston TA. Does metformin interfere with thiamine?–Reply. Arch Intern Med 200; 163:983.

Babaei-Jadidi R, Karachalias N, Ahmed N, et al. Prevention of incipient diabetic nephropathy by high-dose thiamine and benfotiamine. Diabetes. 200; 52:2110-20.

Beers MH, Berkow R. The Merck Manual of Diagnosis and Therapy. 17th ed. West Point, PA: Merck and Co., Inc., 1999.

Berger MM, Shenkin A, Revelly JP, et al. Copper, selenium, zinc, and thiamine balances during continuous venovenous hemodiafiltration in critically ill patients. Am J Clin Nutr 200; 80:410-6.

Botez MI, Botez T, Ross-Chouinard A, Lalonde R. Thiamine and folate treatment of chronic epileptic patients: a controlled study with the Wechsler IQ scale. Epilepsy Res 199; 16:157-63..

Botez MI, Joyal C, Maag U, Bachevalier J. Cerebrospinal fluid and blood thiamine concentrations in phenytoin-treated epileptics. Can J Neurol Sci 198; 9:37-9..

Brady JA, Rock CL, Horneffer MR. Thiamin status, diuretic medications, and the management of congestive heart failure. J Am Diet Assoc 199; 95:541-4.

Briggs MH, Briggs M. Thiamine status and oral contraceptives. Contraception 197; 11:151-4.

Brown RS, Di Stanislao PT, Beaver WT, et al. The administration of folic acid to institutionalized epileptic adults with phenytoin-induced gingival hyperplasia. A double-blind, randomized, placebo-controlled, parallel study. Oral Surg Oral Med Oral Pathol 199; 70:565-8.

Cumming RG, Mitchell P, Smith W. Diet and cataract: the Blue Mountains Eye Study. Ophthalmology 200; 10: 450-6.

Day E, Bentham P, Callaghan R, et al. Thiamine for Wernicke-Korsakoff Syndrome in people at risk from alcohol abuse. Base de Datos Cochrane Syst Rev 200; (1):CD004033.

De Reuck JL, Sieben GJ, Sieben-Praet MR, et al. Wernicke’s encephalopathy in patients with tumors of the lymphoid-hemopoietic systems. Arch Neurol 198; 37:338-41..

DiPalma JR, Ritchie DM. Vitamin Toxicity. Annu Rev Pharmacol Toxicol 197; 17:133-48..

Drew HJ, Vogel RI, Molofsky W, et al. Effect of folate on phenytoin hyperplasia. J Clin Periodontol 198; 14:350-6.

Gallimberti L, Canton G, Gentile N, et al. El ácido gamma-hidroxibutírico para el tratamiento del síndrome de abstinencia alcohólica. Lancet 198; 2: 787-9.

Goldin BR, Lichtenstein AH, Gorbach SL. Nutritional and metabolic roles of intestinal flora. In: Shils ME, Olson JA, Shike M, eds. Modern Nutrition in Health and Disease, 8th ed. Malvern, PA: Lea & Febiger, 1994.

Hamon NW, Awang DVC. Horsetail. Can Pharm J 1992:399-401.

Harel Z, Biro FM, Kottenhahn RK, Rosenthal SL. Supplementation with omega-3 polyunsaturated fatty acids in the management of dysmenorrhea in adolescents. Am J Obstet Gynecol 199; 174:1335-8.

Hernandez BY, McDuffie K, Wilkens LR, et al. Diet and premalignant lesions of the cervix: evidence of a protective role for folate, riboflavin, thiamin, and vitamin B12. Cancer Causes Control de 200; 14:859-70.

Hilker DM, Somogyi JC. Antithiamins of plant origin: their chemical nature and mode of action. Ann N Y Acad Sci 198; 378:137-44.

Ives AR, Paskewitz SM. Testing vitamin B as a home remedy against mosquitoes. J Am control MOSQ Assoc 200; 21:213-7.

Jacques PF, Taylor A, Moeller S, et al. Long-term nutrient intake and 5-year change in nuclear lens opacities. Arch Ophthalmol 200; 123:517-26.

Koike H, Iijima M, Sugiura M, et al. Alcoholic neuropathy is clinicopathologically distinct from thiamine-deficiency neuropathy. Ann Neurol 200; 54:19-29.

Kuroki F, Iida M, Tominaga M, et al. estado de la vitamina múltiple en la enfermedad de Crohn. Correlación con actividad de la enfermedad. Dig Dis Sci 199; 38: 1614-8.

Leslie D, Gheorghiade M. Is there a role for thiamine supplementation in the management of heart failure? Am Heart J 199; 131:1248-50.

Levy WC, Soine LA, Huth MM, Fishbein DP. Thiamine deficiency in congestive heart failure (letter). Am J Med 199; 93:705-6.

Lewis CM, King JC. Effect of oral contraceptive agents on thiamin, riboflavin, and pantothenic acid status in young women. Am J Clin Nutr 198; 33:832-8..

Lubetsky A, Winaver J, Seligmann H, et al. Urinary thiamine excretion in the rat: effects of furosemide, other diuretics, and volume load. J Lab Clin Med 199; 134:232-7..

Ogunmekan AO, Hwang PA. A randomized, double-blind, placebo-controlled, clinical trial of D-alpha-tocopheryl acetate (vitamin E), as add-on therapy, for epilepsy in children. Epilepsia 198; 30:84-9.

Patrini C, Perucca E, Reggiani C, Rindi G. Effects of phenytoin on the in vivo kinetics of thiamine and its phosphoesters in rat nervous tissues. Brain Res 199; 628:179-86..

Pfitzenmeyer P, Guilland JC, d’Athis P, et al. Thiamine status of elderly patients with cardiac failure including the effects of supplementattion. Int J Vitam Nutr Res 199; 64:113-8.

Rabbani N, Alam SS, Riaz S, et al. High-dose thiamine therapy for patients with type 2 diabetes and microalbuminuria: a randomized, double-blind placebo-controlled pilot study. Diabetologia 200; 52:208-12.

Saif MW. Is there a role for thiamine in the management of congestive heart failure? (letter) South Med J 200; 96:114-5.

Seligmann H, Halkin H, Rauchfleisch S, et al. Thiamine deficiency in patients with congestive heart failure receiving long-term furosemide therapy: a pilot study. Am J Med 199; 91:151-5.

Shimon I, Almog S, Vered Z, et al. Improved left ventricular function after thiamine supplementation in patients with congestive heart failure receiving long-term furosemide therapy. Am J Med 199; 98:485-90.

Smidt LJ, Cremin FM, Grivetti LE, Clifford AJ. Influence of folate status and polyphenol intake on thiamin status in Irish women. Am J Clin Nutr 199; 52:1077-92..

Sole MJ, Jeejeebhoy KN. Conditioned nutritional requirements and the pathogenesis and treatment of myocardial failure. Curr Opin Clin Nutr Metab Care 200; 3:417-24.

Somogyi JC, Nageli U. Antithiamine effect of coffee. Int J Vit Nutr Res 197; 46:149-53.

Tanphaichitr V. Thiamin. In: Shils ME, Olson JA, Shike M, Ross AC, Eds. Nutrición Moderna en Salud y Enfermedad. 9ª ed. Baltimore, MD: Williams & Wilkins, 1999. pg.381-9.

Thorp VJ. Effect of oral contraceptive agents on vitamin and mineral requirements. J Am Diet Assoc 198; 76:581-4..

Ulusakarya A, Vantelon JM, Munck JN, et al. Thiamine deficiency in a patient receiving chemotherapy for acute myeloblastic leukemia (letter). Am J Hematol 199; 61:155-6.

Vimokesant S, S Kunjara, Rungruangsak K, et al. El beriberi causada por factores antithiamin en los alimentos y su prevención. Ann N Y Acad Sci 198; 378: 123-36.

Vimokesant S, Nakornchai S, Rungruangsak K, et al. Food habits causing thiamine deficiency in humans. J Nutr Sci Vitaminol 197; 22:1-2.

Vir SC, Love AH. Effect of oral contraceptive agents on thiamin status. Int J Vit Nutr Res 197; 49:291-5.

Waldenlind L. Studies on thiamine and neuromuscular transmission. Acta Physiol Scand Suppl 197; 459:1-35.

Webster MJ. Las respuestas fisiológicas y de rendimiento a la suplementación con tiamina y derivados del ácido pantoténico. Eur J Appl Physiol Occup Physiol 199; 77: 486-91.

Wilkinson TJ, Hanger HC, Elmslie J, et al. The response to treatment of subclinical thiamine deficiency in the elderly. Am J Clin Nutr 199; 66:925-8.

Yates AA, Schlicker SA, Suitor CW. ingestas dietéticas de referencia: La nueva base para las recomendaciones de calcio y nutrientes relacionados, vitaminas del complejo B, y colina. J Am Diet Assoc 199; 98:699-706.

Medicamentos naturales Comprehensive Database Versión de consumo. ver Natural Medicines Comprehensive Database Versión Profesional. ÂTherapeutic Facultad de Investigación de 2009.

Ex. El ginseng, la vitamina C, la depresión

Aftas en la boca

Tendencias de Salud Oral

La candidiasis es una infección común de la boca y la lengua causada por la levadura Candida albicans. La candidiasis bucal aparece en la boca y la lengua como manchas blancas que se ven como el requesón o leche cuajada. Cuando los parches se borraron, la superficie aparece roja e irritada y puede sangrar. En los bebés, la levadura Candida puede causar una erupción en el área del pañal.

John Pope, MD – Pediatric; Thomas Emmett Francoeur, MD, MDCM, CSPQ, FRCPC – Pediatría

9 de septiembre de, 2014

Usted \ ‘ll encontrar consejos y trucos, así como las últimas noticias y la investigación sobre la salud oral.

Actualmente estás

Sólo el 18,5% de las muchas personas en el mundo nunca el hilo dental. Usted está perdiendo de una forma sencilla de hacer una gran diferencia en la salud de su boca. Independientemente de lo bien que se cepilla los dientes, la placa todavía se forma entre los dientes ya lo largo de las encías. Floss elimina comida atrapada entre los dientes y elimina la película de bacterias que se forma allí antes de que se convierte a la placa, que puede causar inflamación de las encías (gingivitis), cavidades y pérdida de dientes. Trate de usar el hilo dental solo diente para empezar.

Usted es uno de los 31% de muchas personas en el mundo que no use hilo dental diariamente. Usted está perdiendo de una forma sencilla de hacer una gran diferencia en la salud de su boca. Independientemente de lo bien que se cepilla los dientes, la placa todavía se forma entre los dientes ya lo largo de las encías. Cerdas del cepillo por sí sola no puede limpiar con eficacia entre estos espacios reducidos. El hilo dental elimina hasta el 80% de la película que se endurece a la placa, que puede causar inflamación de las encías (gingivitis), cavidades y pérdida de dientes. Apunta a 3 días más!

Usted es uno de los 31% de muchas personas en el mundo que no use hilo dental diariamente, pero que está bien en su manera de hacer un impacto positivo en los dientes y las encías. Independientemente de lo bien que se cepilla los dientes, la placa todavía se forma entre los dientes ya lo largo de las encías. Cerdas del cepillo por sí sola no puede limpiar con eficacia entre estos espacios reducidos. El hilo dental elimina hasta el 80% de la película que se endurece a la placa, que puede causar inflamación de las encías (gingivitis), cavidades y pérdida de dientes. Apunta a los 7 días!

Sólo el 50,5% de las muchas personas en el mundo el hilo dental todos los días, y bueno para usted que usted es uno de ellos! Independientemente de lo bien que se cepilla los dientes, la placa todavía se forma entre los dientes ya lo largo de las encías. Cerdas del cepillo por sí sola no puede limpiar con eficacia entre estos espacios reducidos. El hilo dental elimina hasta el 80% de la película que se endurece a la placa, que puede causar inflamación de las encías (gingivitis), cavidades y pérdida de dientes. Felicitaciones por su buen hábito de salud oral!

Encontrará consejos y trucos, así como las últimas noticias y la investigación sobre la salud oral.

FUENTES

Asociación Dental, Healthy People 2010

tinnitus causa: es posible que mi antidepresivo ser el culpable?

Zumbido en los oídos (tinnitus) puede ser causada por una serie de medicamentos, incluyendo algunos antidepresivos. No todos los antidepresivos causan tinnitus. Si su antidepresivo es la causa de su tinnitus, cambiar a otro medicamento puede resolver el problema, pero no suspenda los medicamentos sin orientación médica.

Los antidepresivos son una causa menos común de tinnitus que son otros tipos de medicamentos – como la aspirina, los antiinflamatorios, cafeína o algunos antibióticos – o condiciones de salud subyacentes. Algunas causas del tinnitus incluyen la exposición prolongada al ruido, trastornos de los vasos sanguíneos, diabetes, alergias y otros problemas de salud médica, neurológica o mental. El tinnitus puede ser causado por la pérdida de audición relacionada con la edad o una acumulación de cera en el oído.

Tendrá que trabajar con su médico para determinar si su antidepresivo o algo más que está causando su tinnitus. Sus síntomas pueden desaparecer cuando la causa subyacente es tratada.

Si la causa subyacente no está claro – o tratamiento no ayuda – puede beneficiarse de un dispositivo similar a un audífono que ayuda a enmascarar el sonido. Un cambio en la medicación y el asesoramiento también puede ayudar a lidiar con el tinnitus.

Con

visite a su médico

consejos para los niños: ¿Qué es la diabetes?

Consejos para los niños: ¿Qué es la diabetes?

Vivir con Diabetes para adultos; Vivir con Diabetes para Niños y Adolescentes; Riesgo y Prevención de adultos; Riesgo para Niños y Adolescentes; Profesionales de la salud; Organizaciones comunitarias

Información NDEP está disponible por tema

Información NDEP está disponible por tema

Esta, fácil de leer, hoja de consejos reproducibles colorido contiene los conceptos básicos sobre el manejo de la diabetes tipo 2 para los niños y sus familias. También incluye una lista de recursos donde se puede obtener más información para los niños.

Vivir con Diabetes para adultos; Vivir con Diabetes para Niños y Adolescentes; Riesgo y Prevención de adultos; Riesgo para Niños y Adolescentes; Profesionales de la salud; Organizaciones comunitarias

El Departamento de Salud y Servicios Humanos Programa ‘Educación Nacional de la Diabetes (NDEP) EE.UU. está patrocinado conjuntamente por bierno theernment) y theernment () con el apoyo de más de 200 organizaciones asociadas.

de noviembre de 2012

Vivir con Diabetes para adultos; Vivir con Diabetes para Niños y Adolescentes; Riesgo y Prevención de adultos; Riesgo para Niños y Adolescentes; Profesionales de la salud; Organizaciones comunitarias

Información NDEP está disponible por tema

El tratamiento del cáncer de tiroides (PDQ®): [] generales de las opciones -Tratamiento

Hay diferentes tipos de tratamiento para los pacientes con cáncer de tiroides.

La prevención del cáncer es la acción tomada para reducir el riesgo de contraer cáncer. Por la prevención del cáncer, se reduce el número de nuevos casos de cáncer en un grupo o población. Con suerte, esto reducirá el número de muertes causadas por el cáncer; Para evitar nuevos casos de cáncer de partida, los científicos observan factores de riesgo y factores de protección. Cualquier cosa que aumenta la probabilidad de desarrollar cáncer se llama factor de riesgo de cáncer, todo lo que disminuya la probabilidad de desarrollar cáncer que se llama un cáncer de protección …

Se utilizan cinco tipos de tratamiento estándar

Cirugía

La cirugía es el tratamiento más común de cáncer de tiroides. Uno de los siguientes procedimientos se pueden utilizar

La terapia de radiación, incluyendo la terapia de yodo radiactivo

La radioterapia es un tratamiento del cáncer que utiliza de alta energía de rayos X u otros tipos de radiación para destruir células cancerosas o impedir que crezcan. Hay dos tipos de radioterapia. La radioterapia externa utiliza una máquina fuera del cuerpo que envía la radiación hacia el cáncer. La radioterapia interna utiliza una sustancia radiactiva sellada en agujas, semillas, alambres o catéteres que se colocan directamente dentro o cerca del cáncer. La forma de administración de la radioterapia depende del tipo y el estadio del cáncer que se está tratando.

La radioterapia se puede administrar después de la cirugía para destruir cualquier célula de cáncer de tiroides que no fueron extraídas. los cánceres de tiroides papilar y folicular a veces son tratados con la terapia de yodo radiactivo (RAI). RAI se toma por vía oral y se acumula en cualquier tejido tiroideo remanente, incluyendo las células del cáncer de tiroides que se han extendido a otras partes del cuerpo. Dado que sólo el tejido de la tiroides absorbe yodo, la RAI destruye las células del tejido de la tiroides y cáncer de tiroides sin dañar otros tejidos. Antes de administrar una dosis de tratamiento completo de la RAI, se da una pequeña dosis de prueba para ver si el tumor se retoma el yodo.

Los 10 mejores alimentos ricos en calcio

El calcio ayuda a perder peso, según estudios. “La investigación muestra que realmente emocionante si usted consigue tres porciones de lácteos al día, que está no sólo la prevención de la osteoporosis, pero estás aumentar la pérdida de peso”, dice Peso Loss Clinic dietista Kathleen Zelman, MPH, RD, LD.

Sin embargo, que la investigación sólo ha involucrado proyectos lácteos, añade. “Parece que hay una relación sinérgica entre la proteína y el calcio. Comer otros alimentos ricos en calcio, como berzas, no quieren hacer eso.”

No obstante, el calcio en cualquier forma es bueno para su cuerpo. Algunos de los principales alimentos ricos en calcio son

1. queso

2. El yogur

3. leche

4. Las sardinas

5. verduras de hojas verdes como la espinaca, la col rizada, nabos, y berza

6. Los cereales fortificados como Total, Raisin Bran, Corn Flakes (Tienen una gran cantidad de calcio en una porción.)

7. jugo de naranja fortificado

8. La soja

9. leche de soya fortificada (No todas leche de soja es una buena fuente de calcio, por lo que lo mejor es comprobar la etiqueta.)

10. enriquecidos panes, granos, y gofres

FUENTE: Kathleen Zelman, MPH, RD, L; directora de nutrición, peso Loss Clinic.

, deliciosas recetas saludables, de la revista y comer bien.

Pollo, chocolate, ensaladas, postres, sopa

tiagabina (vía oral) precauciones

Tiagabina puede causar mareos, somnolencia, dificultad para pensar, problemas con las habilidades motoras, o problemas de visión. Asegúrese de saber como reacciona a este medicamento antes de manejar, usar maquinaria, o hacer cualquier otra cosa que pueda ser peligrosa si no está alerta, bien coordinado, o capaz de pensar o ver bien.

Este medicamento aumentará los efectos del alcohol y otros depresores del SNC (drogas que causan somnolencia o menos alerta). Algunos ejemplos de depresores del SNC son los antihistamínicos o medicamentos para la fiebre del heno, otras alergias o resfriados, sedantes, tranquilizantes o medicamentos para dormir; prescripción de analgésicos o narcóticos; barbitúricos, otros medicamentos para las convulsiones; relajantes musculares, o anestésicos, incluyendo algunos anestésicos dentales . Consulte con su médico o dentista antes de tomar cualquiera de los anteriores mientras esté tomando tiagabina.

No deje de tomar tiagabina sin consultar primero con su médico. De suspender el medicamento de forma súbita puede causar que regresen sus convulsiones o se presenten con más frecuencia. Su médico puede querer que usted reduzca gradualmente la cantidad que está tomando antes de detenerse por completo.

Los hechos sobre la Cirugía moldeador

Cuando el autor Frances Kuffel llegar a su peso ideal – después de perder más tha; 200 libras – que ni siquiera se dan cuenta de lo lejos que había llegado.

No dejaba de pensar ‘Todavía estoy de grasa, todavía un aspecto horrible.’ Otra persona ha; señalar que mi problema ya no era gordo – que era la piel, todo este exce; piel pierda tanto peso “, dice Kuffel, autor de fo Pasando; Delgado.

Como la cirugía de pérdida de peso se convierte, pérdidas de peso más populares de 100 libras o; se están volviendo más comunes. Pero, según los expertos, el resultado puede ser a la vez rewardin; y cruel, como capas de exceso de piel reemplazan las capas perdidas de grasa.

Las personas que pierden 100 libras o más se sienten más saludables, saben que Ar; más saludable, que pueden hacer cosas que antes no podían hacer. Pero cuando miran a; su cuerpo, que es un recordatorio constante de donde estaban – y que en algún momento puede; hacen que sea difícil de seguir adelante con su vida “, dice Peter J. Rubin, M; director del Centro de Vida Después de la cirugía de pérdida de peso en la Universidad o; Pittsburgh School of Medicine.

Una relativamente nueva subespecialidad médica, wa de cirugía plástica de contorno corporal; desarrollado para hacer frente a las preocupaciones estéticas de los que han perdido larg; cantidades de peso – ya sea a través de la dieta sola o con la ayuda de pesaje; pérdida (bariátrica) la cirugía.

Muy a menudo, es el paso final para lograr el cuerpo que muchos peopl; imaginado que tendrían cuando firmaron durante la cirugía de pérdida de peso; Colón dice Stephen, MD, jefe de cirugía plástica en Hackensack Universit; Medical Center en Nueva Jersey.

Según la Sociedad de Cirujanos Plásticos, en 2005 tha más; 68.000 personas optaron por la cirugía de contorno corporal después de la pérdida de peso – a; incremento del 22% con respecto a 2004.

Mientras que las operaciones como la abdominoplastia y levantamiento de senos han existido fo; décadas, lo que hace que el cuerpo-cirugía de contorno diferente es tanto la cantidad o; piel que se elimina y el hecho de que los procedimientos suelen cubrir más de encendido; área del cuerpo.

El más popular [procedimiento] en nuestro centro es el LIF parte inferior del cuerpo; que incluye el abdomen, los muslos exteriores, y el área alrededor º; sección media “, dice Rubin.

Cuando el autor Frances Kuffel llegar a su peso ideal – después de perder más tha; 200 libras – que ni siquiera se dan cuenta de lo lejos que había llegado.

No dejaba de pensar ‘Todavía estoy de grasa, todavía un aspecto horrible.’ Otra persona ha; señalar que mi problema ya no era gordo – que era la piel, todo este exce; piel pierda tanto peso “, dice Kuffel, autor de fo Pasando; Delgado.

Como la cirugía de pérdida de peso se convierte, pérdidas de peso más populares de 100 libras o; se están volviendo más comunes. Pero, según los expertos, el resultado puede ser a la vez rewardin; y cruel, como capas de exceso de piel reemplazan las capas perdidas de grasa.

Las personas que pierden 100 libras o más se sienten más saludables, saben que Ar; más saludable, que pueden hacer cosas que antes no podían hacer. Pero cuando miran a; su cuerpo, que es un recordatorio constante de donde estaban – y que en algún momento puede; hacen que sea difícil de seguir adelante con su vida “, dice Peter J. Rubin, M; director del Centro de Vida Después de la cirugía de pérdida de peso en la Universidad o; Pittsburgh School of Medicine.

Una relativamente nueva subespecialidad médica, wa de cirugía plástica de contorno corporal; desarrollado para hacer frente a las preocupaciones estéticas de los que han perdido larg; cantidades de peso – ya sea a través de la dieta sola o con la ayuda de pesaje; pérdida (bariátrica) la cirugía.

Muy a menudo, es el paso final para lograr el cuerpo que muchos peopl; imaginado que tendrían cuando firmaron durante la cirugía de pérdida de peso; Colón dice Stephen, MD, jefe de cirugía plástica en Hackensack Universit; Medical Center en Nueva Jersey.

Según la Sociedad de Cirujanos Plásticos, en 2005 tha más; 68.000 personas optaron por la cirugía de contorno corporal después de la pérdida de peso – a; incremento del 22% con respecto a 2004.

Mientras que las operaciones como la abdominoplastia y levantamiento de senos han existido fo; décadas, lo que hace que el cuerpo-cirugía de contorno diferente es tanto la cantidad o; piel que se elimina y el hecho de que los procedimientos suelen cubrir más de encendido; área del cuerpo.

El más popular [procedimiento] en nuestro centro es el LIF parte inferior del cuerpo; que incluye el abdomen, los muslos exteriores, y el área alrededor º; sección media “, dice Rubin.

Otras opciones incluyen un ascensor parte superior del cuerpo, que se centra en los senos AN; espalda, así como ascensores para los brazos, muslos internos, y la cara y el cuello.

Debido a que algunas de estas operaciones puede ser largo, uno de los Newes; enfoques es utilizar dos o más cirujanos que trabajan simultáneamente en una cabeza del c; paciente, dice Colón. Esto ayuda a reducir la cantidad de tiempo dedicado unde; anestesia, y que, a su vez, puede acelerar la recuperación, dice.

Pero incluso con un equipo quirúrgico, dice Rubin, un multiprocedure que implica º; abdomen, una menor elevación del cuerpo, levantamiento de senos y los brazos – una combinación común -; podría durar ocho o más horas.

Entre los problemas que se han citado son infección de la herida, la reapertura de la herida; necesidad de drenaje quirúrgico, y el exceso de sangrado que requiere un segundo surger; dice Rubin. Las transfusiones de sangre también se necesitan alrededor de 15% de las veces. En rar; casos, los pacientes han desarrollado coágulos de sangre fatales.

Si bien algunos de estos problemas se siguen registrando (en particular, la necesidad fo; transfusiones), los expertos dicen que es en una escala mucho más pequeña en los últimos años; En un estudio presentado en 2003 en una Sociedad de Cirugía Plástica; conferencia en San Diego, los investigadores encontraron que muchas de estas complicaciones COUL; evitarse si los pacientes les permite más tiempo que debe transcurrir entre surger pérdida de peso; y la cirugía plástica.

La investigación informó que los pacientes que se sometieron a cirugía bariátrica (pesan; cirugía de pérdida en el estómago y / o intestinos) que esperó cerca de un año se acaben; la cirugía de contorno corporal que experimenta vio una reducción en la tasa de complicaciones -; y terminó con estancias hospitalarias más cortas. Los investigadores también informaron tha; esperando permitió que la tasa de mortalidad a caer drásticamente, del 14% para los que ha; -cuerpo contorneado cirugía poco después de perder el peso, al 0% para aquellos qu; esperado.

Hoy en día, dice Colon, la mayoría de los pacientes se les aconseja esperar al menos un año faet; Cirugía bariátrica.

Pero incluso cuando los pacientes esperan, todavía pueden producirse problemas – incluyendo; aflojamiento espectacular de la piel recién apretado que a veces requiere una segunda; ronda de la cirugía, dice Rubin.

No podemos predecir quién se verá afectada y no sabemos por qué sucede; pero lo hace. Algunas personas realmente necesitan más cirugía “, dice Rubin.

No todo el mundo que pierde mucho peso necesita una cirugía de contorno corporal; Por otra parte, según los expertos, no todo el mundo lo necesita para todo el cuerpo.

Mucho depende de su edad, su genética, el nivel de exposición al sol, ho; uniformemente se distribuyó el peso, y lo más importante, cómo se siente cuando yo; mira en el espejo “, dice Colón.” Si no está satisfecho con la wa; se mira, que no se deben hacer sentir que necesita contourin cuerpo-; cirugía.

Aquellos con menos probabilidades de desear o necesitar el procedimiento, dice, son por lo general unde; edad 40. “La mayoría de los pacientes que veo para esta cirugía son mayores de 40 años, es bastante difícil de evitar el efecto de aflojamiento de la piel después de la ATC, la edad”, dice Colón.

Lo que también puede hacer una diferencia, sin embargo, es donde se pierde º; peso. Mientras que una pérdida de 50 libras que se concentró en su midsectio; podrían dejarle con una gran cantidad de piel suelta en esa zona, una pérdida del tha 100 libras; fue distribuido de manera más uniforme en su cuerpo puede tener un efecto menor o; piel.

Si lo hace terminar con caído, la flacidez de la piel y piensa que hay alguna otra wa; alrededor de ella, según los expertos, olvídalo.

A falta de la cirugía, no hay nada que pueda ayudar. Ejercicio ganó ‘; apretarlo, y cremas y lociones para la piel no van a hacer nada para ayudar “, dicen; Nolan Karp, MD, profesor asociado de cirugía plástica en Nueva York Universit; Medical Center.

Pero el contorno del cuerpo no es barata. El precio medio de una DBO completa; elevación es de alrededor de 30.000 $. la cirugía del brazo funciona en el rango de $ 8.000, mientras que inne; muslos cuestan alrededor de $ 10.000 por pareja. Un levantamiento de senos y cirugía de la espalda superior se se; costará alrededor de $ 15.000, y un estiramiento de cuello y la cara añadiría otros $ 15.000 t; la factura. (Como probablemente ya adivinado, el seguro cubre cualquier rara vez o; él).

Cuando a esto se añade la necesidad de cuatro a seis semanas de recuperación en el hogar, fo; muchos, spandex puede parecer la única opción viable.

En un intento por facilitar las cosas, muchos médicos utilizan compañías financieras t; ayudan a los pacientes a cabo una especie de “hipoteca cirugía plástica” -; plan de pago que le permite reducir el tamaño de su sección media Withou; pagar un brazo y una pierna en la delantera.

Los médicos dicen que también ayudan a los pacientes racionalizar los gastos, frequentl; comparándolo con la compra de un coche nuevo.

Muchas personas no dudan en gastar $ 30,000 para un coche nuevo. Por lo tanto, como; ellos, después de todo ese trabajo duro perder el peso, no vale la pena el sam; $ 30.000 a mirar la forma en que desea buscar? “, Dice Karp.

Si usted está considerando la cirugía de contorno corporal, esto es lo que los expertos w; Hablamos con dicho que debe hacer primero

¡Estupendo! Siempre hay nuevos consejos que pueden hacer que su piel se vea mejor.

Obtener la piel que se desea con nuestro evaluador personal de la piel.

Ver si es adecuado para usted y si es seguro hacerlo en casa.

Los hechos acerca de los procedimientos no quirúrgicos.

Lo que hay que utilizar y dónde usarlo.

Peelings, dermoabrasión, láser. ¿Qué es mejor para su piel?

Encontrar opciones para un cuello de aspecto más joven.

La verdad acerca de lo que ayuda y lo que no.

Consejos para el éxito con los cambios de estilo de vida terapéuticos (TLC) Dieta-Conceptos básicos

Utilice los siguientes consejos para el éxito con el colesterol -bajar Cambios en el estilo de dieta terapéuticos (TLC).

Usted \ ‘ll encontrar consejos y trucos, así como las últimas noticias y la investigación sobre el colesterol.

Su nivel es actualmente

¡Felicitaciones! Su nivel de colesterol total está en el intervalo deseable, y su nivel de colesterol LDL “malo” es óptima.

¡Felicitaciones! Su nivel de colesterol total está en el intervalo deseable, y su nivel de colesterol LDL “malo” es casi óptimo.

Su nivel de colesterol total está en el intervalo deseable, pero su nivel de colesterol “malo” LDL es moderadamente alto. Si su nivel de LDL va más alto, el nivel de colesterol total podría convertirse Límite alto. Considere la posibilidad de reducir la cantidad de alimentos que come con las grasas saturadas y aumentar la actividad física. Si se obtiene más ejercicio, su nivel de colesterol HDL “bueno” puede aumentar, lo que también podría ayudar a mantener los niveles de LDL y colesterol total en el cheque.

Su nivel de colesterol total está en el intervalo deseable, pero su nivel de colesterol LDL “malo” es alta. Esto puede significar que su nivel de lipoproteína de alta densidad (HDL), o colesterol “bueno”, es demasiado baja. Lo mejor es tener un alto nivel de HDL “bueno” y un bajo nivel de LDL “malo”. El HDL ayuda a mantener el nivel de LDL bajo control. Pregúntele a su médico para su nivel de HDL. Si su nivel de HDL es baja, el aumento de su actividad física puede aumentar, lo que puede ayudar a reducir su nivel de LDL.

Su nivel de colesterol total está en el intervalo deseable, pero su nivel de colesterol LDL “malo” es muy alta. Esto puede significar que su nivel de lipoproteína de alta densidad (HDL), o colesterol “bueno”, es demasiado baja. Lo mejor es tener un alto nivel de HDL “bueno” y un bajo nivel de LDL “malo” porque el HDL ayuda a mantener el nivel de LDL bajo control. Pregúntele a su médico para su nivel de HDL. Si su nivel de HDL es baja, el aumento de su actividad física puede aumentar, lo que puede ayudar a reducir su nivel de LDL.

Su nivel de colesterol total es moderadamente alto, pero afortunadamente su nivel de colesterol LDL “malo” es óptima. Esto podría significar que tiene un alto nivel de lipoproteína de alta densidad, o colesterol HDL “bueno”, que protege contra las enfermedades del corazón. O usted podría tener otros aumentos no se mide en las partículas de LDL-como que pueden aumentar las enfermedades del corazón. Su nivel de LDL también podría ser óptimo si está tomando un medicamento de estatina. Por favor, consulte con su médico para obtener su perfil lipídico completo y ver si es posible que necesite tratamiento adicional. Mientras tanto, encontrar más información sobre ‘s colesterol Centro de Salud.

Su nivel de colesterol total es moderadamente alto, pero afortunadamente su nivel de colesterol LDL “malo” es casi óptimo. Esto podría significar que tiene un alto nivel de lipoproteína de alta densidad, o colesterol HDL “bueno”, que protege contra las enfermedades del corazón. O usted podría tener otros aumentos no se mide en las partículas de LDL-como que pueden aumentar las enfermedades del corazón. Su nivel de LDL también podría ser óptimo si está tomando un medicamento de estatina. Por favor, consulte con su médico para obtener su perfil lipídico completo y ver si es posible que necesite tratamiento adicional. Mientras tanto, encontrar más información sobre ‘s colesterol Centro de Salud.

Trabaje con su médico sobre un plan para reducir el colesterol mediante la dieta; Reunir detallada, fácil de entender materiales educativos acerca de la dieta; Recopilar información acerca de los menús, clases de cocina, grupos de apoyo, libros y vídeos; Obtener el apoyo de su familia en hacer cambios en su dieta; Pensar en el futuro y hacer planes de comidas realistas y personalizados; Obtener la ayuda de un dietista registrado si tiene alguna pregunta acerca de la dieta TLC; Cambiar la forma de planificar, preparar y comer cada comida; Aprender a leer y entender las etiquetas de alimentos. Busque la cantidad de grasa saturada por porción, y determinar su porcentaje de la ingesta total de grasas saturadas para el día. “Bajo en grasa” no siempre significa lo que parece. Algunas etiquetas miden el contenido de grasa en peso, más que como un porcentaje de las calorías en una porción; Limite las comidas rápidas. Puede ser difícil elegir una alternativa de bajo contenido graso; Ejercicio. Siempre consulte a su médico antes de comenzar un programa de ejercicios.

Su nivel de colesterol total es moderadamente alto. Su nivel de colesterol “malo” LDL es moderadamente alto, también. Trabajar para reducir el nivel de colesterol total disminuye el nivel de colesterol LDL. Usted puede hacer esto mediante el ejercicio de más y comer menos alimentos con grasas saturadas. Lea las etiquetas!

Su nivel de colesterol total es moderadamente alto. Su nivel de colesterol LDL “malo” es alta. Trabajar para reducir el nivel de colesterol total disminuye el nivel de colesterol LDL. Usted puede hacer esto mediante el ejercicio de más y comer menos alimentos con grasas saturadas. Lea las etiquetas!

Su nivel de colesterol total es moderadamente alto. Sin embargo, su nivel de colesterol LDL “malo” es muy alta. Trabajar para reducir el nivel de colesterol total disminuye el nivel de colesterol LDL. Usted puede hacer esto mediante el ejercicio de más y comer menos alimentos con grasas saturadas. Lea las etiquetas!

El colesterol total es alta, pero su nivel de colesterol LDL “malo” es óptima. Esto podría significar que tiene un alto nivel de lipoproteína de alta densidad, o colesterol HDL “bueno”, que protege contra las enfermedades del corazón. O se podría haber elevado lípidos secundarias, tales como partículas no HDL que aumentan el riesgo de enfermedades del corazón. Su nivel de LDL también podría ser óptimo si está tomando un medicamento de estatina. Por favor, consulte con su médico para obtener su perfil lipídico completo y ver si es posible que necesite tratamiento adicional. Mientras tanto, encontrar más información sobre ‘s colesterol Centro de Salud.

El colesterol total es alta, pero su nivel de colesterol LDL “malo” es casi óptimo. Esto podría significar que tiene un alto nivel de lipoproteína de alta densidad, o colesterol HDL “bueno”, que protege contra las enfermedades del corazón. O se podría haber elevado lípidos secundarias, tales como partículas no HDL que aumentan el riesgo de enfermedades del corazón. Su nivel de LDL también podría ser óptimo si está tomando un medicamento de estatina. Por favor, consulte con su médico para obtener su perfil lipídico completo y ver si es posible que necesite tratamiento adicional. Mientras tanto, encontrar más información sobre ‘s colesterol Centro de Salud.

Su nivel de colesterol total es alta. Su nivel de colesterol “malo” LDL es moderadamente alto. Trabajar para reducir el nivel de colesterol total disminuye el nivel de colesterol LDL. Usted puede hacer esto mediante el ejercicio de más y comer menos alimentos con grasas saturadas. Lea las etiquetas!

Su nivel de colesterol total es alta. Su nivel de colesterol LDL “malo” es alta, también. Trabajar para reducir el nivel de colesterol total disminuye el nivel de colesterol LDL. Usted puede hacer esto mediante el ejercicio de más y comer menos alimentos con grasas saturadas. Lea las etiquetas! Si usted está luchando para reducir sus niveles de colesterol total y de colesterol LDL, el médico puede recetar medicamentos, como las estatinas. A raíz de la medicación, la dieta, el ejercicio y las instrucciones deben dar lugar a mejoras.

Su nivel de colesterol total es alta, y su nivel de colesterol LDL “malo” es muy alta. Trabajar para reducir el nivel de colesterol total disminuye el nivel de colesterol LDL. Usted puede hacer esto mediante el ejercicio de más y comer menos alimentos con grasas saturadas. Lea las etiquetas! Si usted está luchando para reducir sus niveles de colesterol total y de colesterol LDL, el médico puede prescribir estatinas u otros medicamentos para reducir el colesterol.

Encontrará consejos y trucos, así como las últimas noticias y la investigación sobre el colesterol.

Problemas del sueño del niño: Horarios de llanto, ronquidos y sueño

Su hijo de 1 año de edad, llora tanto cuando lo pones a la cama que en realidad vomita. Su hijo de 2 años de edad, todavía no duerme toda la noche. Sus 2 años y medio años de edad, comparte su cama, o tal vez a sus 3 años de edad, se despierta en medio de la noche gritando sangriento asesinato.

Para que tu hijo a dormir toda la noche es un problema común y desafiante niño pequeño sueño. Susan Zafarlotfi, director clínico del Instituto de sueño y vigilia Trastornos en el Centro Médico de la Universidad de Hackensack en Nueva Jersey, dice que la búsqueda de una solución para éste depende de la edad de su hijo y si su hijo no dormir toda la noche ha ocurrido de repente de la azul.

Los niños pequeños pueden despertar de la dentición o pueden estar enfermo “, dice ella.” Los padres tienen que dar un paso atrás y ver lo que ha sucedido en las últimas semanas en la vida de sus niños pequeños. ¿Hay una nueva cama? Un nuevo hermano? Un cambio en los cuidadores? ¿Está el niño tomando una siesta más larga?

Si despertar es sólo un hábito y sin relación con la dentición o cualquier otro problema de salud o cambios, Zafarlotfi dice que intervenir al retrasar la hora de acostarse. El retraso de 15 a 20 minutos puede hacer que su niño más cansado, dice ella.

Si su tot llama a que durante estos episodios-medio-de-noche, Zafarlotfi recomienda que antes de la habitación para confortar a su niño con una canción de cuna, música suave, o cualquier otra rutina calmante que se utiliza durante la noche. “Asegurarles que ellos están bien y luego dejar su habitación,” dice ella.

Si este escenario sucede noche tras noche tras noche, se dice, se debe retrasar de entrar en la habitación para calmar a su hijo por cinco minutos cada noche.

En caso de que en realidad sólo deje que su niño llore? A menudo llamado Ferberizing, este método puede parecer cruel para algunos padres, especialmente si el niño llora a sí mismo enfermo. Otros padres confían en él.

Ayuda para Eczem de su hijo; ¿Cómo es el TDAH afecta su vida; Ayuda para los problemas de estómago en los niños

Los hechos: salud bucal para niños; Screenin visión de los niños; 9 razones sorprendentes para dormir más